Tras sumar su tercera medalla de oro consecutiva el miércoles en el mundial de natación, la estadounidense Missy Franklin volvió el jueves a la piscina del Palau Sant Jordi de Barcelona para intensificar su asalto al medallero.

Franklin, quien renunció en la víspera a competir en los 50 metros espalda para afrontar más entera la final de los 200 metros libres que finalmente se adjudicó, sigue teniendo a tiro el objetivo de ganar siete carreras en el certamen; y en las pruebas preliminares de la mañana logró el segundo mejor tiempo, por detrás de la australiana Cate Campbell, en los 100 metros libres.

La californiana, quien marcó su mejor crono, competirá en la tarde en las semifinales con la mira puesta a afrontar con plenas garantías la final del viernes, donde Campbell se antoja seria amenaza a sus propósitos. Franklín finalizó quinta en esa distancia en los pasado Juegos Olímpicos, y se le acumula el trabajo en Barcelona, pues también disputará la final de los relevos libres en 4x200 al final de la jornada.

Sus compañeros Ryan Lochte y Tyler Clary fueron tercero y primero, respectivamente, en las preliminares de los 200 metros espalda masculinos, con el británico Greg McNally segundo. Las semifinales se disputarán en la tarde junto a las de los 200 pecho en categorías varonil y femenil.

Pero antes Lochte tendrá oportunidad de estrenar su medallero particular en la final de los 200 metros combinados, la primera de cinco que se disputan en la sesión vespertina.

La segunda ofrecerá los siempre anticipados 100 metros libres, donde el australiano James "Mísil" Magnussen espera vengarse del estadounidense Natahn Adrian, sorpresivo medallista de oro en Londres 2012.

La española Mireia Belmonte, ya con una medalla de bronce en los 200 combinados, luchará por un tercer metal en los 200 mariposa, frente a la húngara Katinka Hosszu

Las dos últimas finales de la jornada también serán en categoría femenil: los 50 metros espalda y los mencionados relevos libres de 4x200, con Franklin en busca de su cuarto oro al hilo en el certamen.

A tres días del cierre del mundial, Estados Unidos amenaza el liderato en el medallero de China, pues ha cosechado 17 preseas desde que se iniciaran el domingo las pruebas de natación, colocándose con 19, a una del país asiático. Rusia es tercera con 14 y Alemania suma nueve.

La buena noticia para China es que una de sus principales estrellas en los pasados Juegos Olímpicos, Ye Shiwen, recuperó sensaciones junto a sus compañeras del relevo de 4x200 libres, al quedar primeras en la preliminar por delante de Australia y Estados Unidos.

También en la tarde, en la vecina piscina Picornell, se disputarán la semifinales del waterpolo varonil, con cruce entre Croacia, oro en Londres 2012, y Hungría. Montenegro, sorpresivo verdugo de Serbia, se medirá en la otra semifinal a Italia, campeona en el pasado mundial de Shanghai y medallista de plata olímpica.

La final se celebrará el sábado, después de que España y Australia disputen el viernes el oro femenino.