El equipo de los Estados Unidos se impuso en la final de los 4x200 libre, en los Mundiales de Barcelona 2013, en la que España fue quinta y batió el récord de España con 7:53.20.

La anterior mejor marca española estaba en 7:54.59 desde los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

En la segunda posición se clasificó el equipo de Australia seguido por los de Francia y China.

Las americanas formaron con Katie Ledecky, Shannon Vreeland, Karlee Bispo y Missy Franklin para lograr un tiempo de 7:45.14 por 7:47.08 de las australianas Bronte Barrat, Kylie Palmer, Brittany Elmslie y Alicia Coutts y 7:48.43 de las francesas Camille Muffat, Charlote Bonnet, Mylene Lazare y Coralie Balmy.

El cuarteto español estuvo compuesto por Melani Costa, Patricia Castro, Mireia Belmonte y Bea Gómez. Respecto al equipo olímpico solo ha cambiado una nadadora: Gómez por Lydia Morant.

Costa fue la más rápida del cuarteto español y la única que nadó, en la tercera plaza, entre las primeras. Castro, Belmonte, que acababa de competir en la final de los 200 mariposa en la que fue segunda, y Gómez tocaron el muro de la piscina del Sant Jordi en la quinta plaza por delante de las canadienses que marcaron un tiempo de 7:55.48 al final de la prueba.

Las españolas cambiaron el orden con el que habían competido en las semis de la mañana cuando Gómez fue tercera y Belmonte cuarta.

Las medallistas de oro, con Ledecky al frente, fueron primeras en el relevo inicial, mientras que Vreeland y Bispo nadaron en la segunda posición superadas la primera por la gala Bonnet y la segunda por la australiana Elmslie. Franklin, la más rápida de todas las participantes con un parcial de 1:54.27, devolvió definitivamente a las norteamericanas a lo más alto del podio al superara a Coutts en la posta final.

Franklin, de 18 años, logra con esta medalla de oro su cuarto título mundial en Barcelona 2013 en cinco días de competición tras el relevo 4x100 libre, los 100 espalda y los 200 libre.