La estadounidense Missy Franklin parece decidida a echarle un pulso a la historia y a su compañera, Katie Ledecky, y el miércoles acumuló su tercera medalla de oro consecutiva en el mundial de natación.

Tras ganar los 100 metros espalda e impulsar el triunfo de Estados Unidos en los relevos del 4x100 en los tres días previos de competencias en la piscina del Palau Sant Jordi, Franklin se coronó también en la carrera de los 200 metros libres, superando a Ledecky en la cuenta de medallas, aunque sin lograr un récord del mundo, como sí hiciera la nativa de Washington la jornada previa en los 1500 metros libres.

Franklin, quien cuenta cuatro oros olímpicos en su palmarés y, a sus 18 años, ya es considerada una de las mejores espaldistas de la historia, se impuso a la italiana Federica Pellegrini y la francesa Camille Muffat, medalla de plata y bronce respectivas, con un tiempo de 1:54:81.

La californiana también participó en la preliminar matutina de los 50 metros espalda, marcando el 13er mejor tiempo; pero finalmente decidió no participar en la semifinal de la tarde y administrar esfuerzos, renunciando así al ambicioso objetivo de ganar ocho carreras en el certamen.

El triunfo, junto con la plata de Michael McBrrom en los 800 metros libres masculinos, añadió al botín de Estados Unidos, que ha cosechado 17 medallas en el mundial desde que se iniciaran el domingo las pruebas de natación.

La embestida amenaza con destronar a China del medallero global, que sigue liderando con 20 preseas, solo una de ventaja sobre el país norteamericano.

La distancia la restableció en la última carrera de la tarde el chino Sun Yang, quien cosechó su segundo oro en la competición al imponerse con autoridad a McBroom y el canadiense Ryan Cochrane, registrando un tiempo de 7:41:36. El estadounidense Connor Jaeger se quedó fuera del podio.

La reacción china se vio secundada por el bronce de Wu Peng en los 200 metros mariposa varoniles, que se adjudicó el surafricano Chad Le Clos con un crono de 1:54:32. La plata fue para el polaco Pawel Korzeniowski.

Sudáfrica fue el país más beneficiado de la jornada con dos oros, contando también el de Cameron Van Der Burgh en los 50 metros pecho, y el bronce de Giulio Zorzi en la misma carrera, que reservó la plata para el australiano Christian Sprenger.

La española Mireia Belmonte clasificó primera a la final de los 200 metros mariposa, en la que finalmente no competirá la venezolana Andreina Pinto, quien figuró 14ta en la semifinal.

El cubano Hanser Garcia tampoco estará en la de los 100 metros libres donde el favorito, el australiano James Magnussen, demostró su poderío con el mejor tiempo de la mañana y reservó fuerzas en la semifinal de la tarde, donde fue cuarto.

La mejor clasificación de los 200 metros combinados varoniles fue para el estadounidense Ryan Lochte, mientras que su compañero Connor Dwyer, plata en los 200 estilos, se quedó fuera de la final.

Poco antes en el puerto de Barcelona, el colombiano Orlando Duque se había proclamado primer campeón de la historia de los saltos de gran altura, disciplina debutante en un mundial de natación, al imponerse a sus rivales en una apretada final.

El colombiano, nueve veces campeón mundial en el circuito profesional, hizo valer una puntuación de 590.20 para llevarse apuradamente la medalla de oro por delante del inglés Gary Hunt y el mexicano Jonathan Paredes, quien sumó la cuarta medalla de bronce de México en el certamen.

La presea de Duque es la primera para Colombia en la historia de los mundiales de natación.

En la noche se disputan también las semifinales del waterpolo femenil con la anfitriona España, subcampeona olímpica, enfrentando a Hungría, y Rusia cruzándose con Australia, bronce en Londres 2012. La final se celebrará el viernes.