La combinación del abridor Homer Bailey y el primera base canadiense Joey Votto fue la clave que permitió a los Rojos de Cincinnati vencer por 4-1 a los Padres de San Diego.

Bailey (6-10), que estuvo a dos "outs" de lanzar una blanqueada de cinco imparables, rompió racha de cuatro derrotas seguidas, su peor marca en lo que va de temporada, y Votto puso el bate oportuno al remolcar un par de anotaciones.

La victoria de los Rojos también les permitió impedir ser barridos en una serie de tres partidos y rompieron racha de cinco derrotas consecutivas.

El segunda base Brandon Phillips conectó cuadrangular y Votto remolcó dos carreras con un doble para los Rojos, que se encargaron de acabar con la racha de cuatro victorias seguidas de los Padres.

Bailey había permitido sólo cinco sencillos al llegar el noveno episodio hasta que el campocorto nicaragüense Everth Cabrera se embasó con un error de fildeo del inicialista Votto al abrir la entrada.

El abridor derecho retiró al jardinero izquierdo Chris Denorfia con un elevado, pero el tercera base Chase Headley remolcó a Cabrera al plato con un doble.

El piloto de los Rojos, Dusty Baker, sacó a Bailey, y el relevista cubano Aroldis Chapman se encargó de hacer los dos últimos "outs" del partido para llegar a los 25 rescates en 29 oportunidades.

La derrota fue para el abridor Eric Stults (8-10), que en seis entradas y dos tercios permitió 10 imparables con cuatro carreras --tres fueron sucias-- no dio bases por bolas y sacó cinco ponches.