El cineasta español Fernando Trueba, consagrado en Hollywood con el Óscar de "Belle Epoque", reconoció a Efe durante la presentación de su último filme, "El artista y la modelo", en Nueva York que la dinámica de la Meca del cine no le divierte.

"La dinámica de Hollywood no me divierte, lo que a lo mejor sí me gustaría es rodar una película en inglés, aquí, y con Aída Folch (actriz española que le acompaña en esta promoción por Estados Unidos), que en cada película que hago con ella aprende un idioma", asegura en una entrevista con Efe.

"El artista y la modelo", por la que Trueba ganó la Concha de Plata al mejor director en el Festival de San Sebastián, fue rodada en francés y con grandes estrellas de Francia e Italia, como Jean Rochefort y Claudia Cardinale, y está por ver cómo recibirá el público neoyorquino su estilo pausado y muy europeo.

"Todavía no lo sabemos", dice Trueba, "aunque fue en Nueva York donde mejor acogieron 'Belle Epoque'".

Con Billy Wilder como su dios particular, con "El sueño del mono loco" rodada en inglés y la experiencia de "Two Much" en Miami, Trueba se siente en casa en EE.UU., especialmente con esta reflexión sobre el arte que es "El artista y la modelo".

"En América y especialmente en Nueva York, Los Ángeles y San Francisco, hay mucho interés por el arte, hay un público para este tipo de historia, hay un público amplio", asegura.

Folch, que ha sido entre tanta estrella consagrada, la verdadera revelación de la cinta, asegura: "Fernando es un director muy internacional, a veces nos falta ese dato en España",

Aunque sea inevitable que en todos los carteles venga con la coletilla "del director de la oscarizada 'Belle Epoque'", Trueba reconoce que la película que más presente tienen los estadounidenses en su cabeza es el filme de animación "Chico y Rita", con el que fue candidato al Oscar.

"Les llama la atención las coincidencias y contrasten entre las dos películas. Que una sea con tanto color como 'Chico y Rita' y esta en blanco y negro, que 'Chico y Rita' esté llena de música y esta no tenga música, pero al mismo tiempo que 'Chico y Rita' es una película en colaboración con Javier Mariscal, que es un artista, y aquí la película trata de un artista también".

Eso sí, Trueba prefiere sorprender y dejarse sorprender, dejar que todo fluya con naturalidad, que es, en última instancia, el mensaje de su filme, una reflexión sobre esa inspiración que hay que dejar que suceda.

"Es un fenómeno sobre el que no se puede hablar o teorizar, afortunadamente pertenece al lado mágico de las cosas", asegura.

"La inspiración es como en la vida: no sabemos el guión, no sabemos lo que va a ocurrir en la siguiente secuencia. Cuando llega es algo maravilloso, aunque a la vez se dice que te tiene que pillar sentado en la mesa escribiendo, si estás durmiendo o borracho en un bar, es difícil que sea algo productivo o que se pueda compartir", dice.

Así, contra todo pronóstico, la inspiración le ha hecho a Fernando Trueba volver a la historia de "La niña de tus ojos" para plantear una continuación ahora, dieciocho años después, con el mismo equipo y bajo el título de "La reina de España".

"No me gusta la palabra secuela, aunque lo sea, que no sé si lo es o no lo es. Todos los personajes se vuelven a encontrar en otro momento, 18 años después, en otras circunstancias, en otro país para hacer una película. Estoy luchando con el guión y esperando que sea muy divertida", asegura.

En este filme se mezclará el efecto del tiempo sobre esos personajes que viajaban a la Alemania nazi en la película original y el resultado de ese mismo período sobre los actores reales.

"Eso es lo bonito, esta cosa de mezclar la realidad y la ficción. Especialmente el personaje de Penélope Cruz. Ella ya es una artista famosa en América y el mundo, cuando en la primera era una artista que empezaba. Un poco como es su vida", concluye.