En un partido que tuvo que ser interrumpido durante 10 minutos luego de una fuerte granizada que azotó la capital mexicana, Cruz Azul y Chiapas igualaron 1-1 el martes por la noche, por la tercera fecha del Apertura local.

El colombiano Avilés Hurtado abrió la cuenta a los 70, pero el argentino Mariano Pavone empató el encuentro a los 72 y cinco minutos más tarde, el árbitro Miguel Ayala detuvo el encuentro porque la granizada volvió imposible seguir jugando.

Los jugadores de ambos equipos se dirigieron a los vestuarios mientras el juez central determinaba si se reanudaba el cotejo. Tras 10 minutos de pausa, el encuentro continuó a pesar de que la cancha del estadio Azul presentaba una severa inundación que provocaba resbalones constantes y que impedía que la pelota rodara con normalidad.

Fue el tercer tanto de la temporada para Hurtado, quien está a uno de los líderes anotadores, aunque con un partido más.

Ante un Chiapas, que salió a defenderse buscando un contragolpe, Cruz Azul dominó la posesión de la pelota en la primera mitad y generó un par de jugadas peligrosas, primero con un disparo del argentino Christian Giménez a los 18 y luego con otro de su compatriota Pavone, que se fue ligeramente desviado.

Cruz Azul tuvo una vía clara para abrir el marcador cuando el ecuatoriano Joao Rojas mandó un centro dentro del área que fue desviado con la mano por el argentino Javier Mustafá y el árbitro Miguel Ayala marcó un penal que fue cobrado por Pablo Barrera, pero su disparo se estrelló en la base del poste derecho de la portería de Alfredo Fraustro.

Jaguares tuvo su única llegada peligrosa de la primera mitad a los 43 minutos, cuando el colombiano Hurtado mandó un buen centro por derecha, pero Carlos Ochoa no supo definir de frente a la portería.

En la segunda mitad comenzó a caer el fuerte aguacero y el encuentro bajó de calidad.

Jaguares se adelantó en una jugada de tiro libre cobrado con potencia por Hurtado, quien metió la pelota al ángulo superior izquierdo de la portería de Jesús Corona, pese a la buena estirada del guardameta.

La igualada vino casi de inmediato en una jugada de contragolpe en la que Pavone vio adelantado al portero Fraustro y mandó un tiro colocado por encima de él para poner las cosas 1-1.