Los presidentes de los países miembros del Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestras América (ALBA) celebran el martes una reunión de un día para profundizar la integración del grupo.

Al encuentro, que tiene lugar en la ciudad portuaria de Guayaquil, asisten los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Venezuela, Nicolás Maduro, y el anfitrión ecuatoriano, Rafael Correa.

"El imperativo moral es vencer la pobreza", dijo Correa al inicio del encuentro. "No hay mayor atentado a los derechos humanos en el siglo XXI que tener gente viviendo en la miseria, no hay mayor esclavitud, no hay mayores esclavos", agregó.

Los asistentes debaten aspectos como el fortalecimiento institucional del ALBA mediante la ampliación del Sistema Unitario de Compensación Regional (Sucre), el Fondo Común de Reservas y el incremento de programas y misiones sociales en la región.

Además, Correa dijo que era necesario que dentro de ALBA se hablara sobre la oposición de los pueblos indígenas a la explotación de los recursos minerales, y que la izquierda latinoamericana hiciera "un pronunciamiento claro" sobre el tema.

"Todas estas posiciones fundamentalistas y extremistas... son la nueva oposición, no se dan cuenta que el enemigo es el capital y ponen como enemigos nuestros gobiernos y obstaculizan nuestros procesos de cambio", agregó.

Al encuentro también asisten los primeros ministros de Dominica, Rooselvet Skerrit; de San Vicente y Granadinas, Ralph Gonsalves y el primer ministro adscrito al ministerio de Agricultura de Antigua y Barbuda, Chanlah Codrington.

Como invitados especiales están presentes delegaciones de Uruguay, Argentina, Brasil, Surinam, Guayana y Haití.