El Senado confirmó el lunes por abrumadora mayoría a James Comey como nuevo director del FBI, ratificando al otrora funcionario del Departamento de Justicia que desafió las gestiones de la Casa Blanca del presidente George W. Bush para renovar un programa que permitía espionaje interno sin autorización judicial.

Comey fue confirmado 93-1 después que uno de los conservadores más influyentes en el Senado puso fin a tácticas dilatorias que habían obstaculizado la votación.

El senador republicano Rand Paul, mencionado como posible candidato presidencial de su partido en 2016, había estado obstaculizado una votación por sus objeciones al uso de aviones no tripulados por el FBI dentro de Estados Unidos. Minutos antes de una votación especial que probablemente iba a poner fin a sus maniobras dilatorias, Paul anunció que permitiría el conteo, diciendo que había recibido una carta del FBI respondiendo a sus interrogantes.

Paul fue el único voto en contra.

El presidente Barack Obama nominó a Camey, de 52 años, en junio. Comey reemplaza a Robert Mueller, quien renuncia al cargo en septiembre luego de 12 años al frente del FBI.

Comey fue subsecretario de Justicia desde el 2003 hasta el 2005 en el gobierno de Bush. Ganó atención durante su breve término como secretario interino en 2004 cuando él y el secretario de Justicia, John Ashcroft, que estaba enfermo, rechazaron una gestión del jefe de despacho de la Casa Blanca, Andrew Card, y el abogado de la Casa Blanca, Alberto Gonzales, para que el Departamento de Justicia renovara un programa que permitía espiar sin autorización de un tribunal llamadas telefónicas y mensajes electrónicos en el país.

"James Comey demostró su reputación de inquebrantable integridad y profesionalismo", dijo el presidente de la Comisión de Asuntos Judiciales del Senado, el demócrata Patrick Leahy.

Leahy expresó preocupaciones sobre la aprobación por Comey en 2005 de un memorando que dijo autorizaba el uso de tortura, incluyendo los ahogamientos simulados. Pero Leahy citó respuestas de Comey en una audiencia del panel este mes, en la que el nominado dijo que el FBI no permitiría trato abusivo de detenidos.

La votación del lunes inició una semana en la que la mayoría demócrata esperaba conseguir votaciones sobre varios nominados de Obama, entre ellos Samantha Power como embajadora ante la ONU y B. Todd Jones para dirigir la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.