El científico británico Stephen Hawking habla de su vida y su enfermedad, que le ha llevado a las puertas de la muerte, en un nuevo documental que se estrenará el próximo septiembre, según adelanta hoy "The Sunday Times".

De acuerdo con el periódico, Hawking explica en la cinta cómo en 1985, cuando escribía "Breve historia del tiempo", enfermó de tal manera que casi no pudo acabar el que sería su gran éxito, con diez millones de copias vendidas en todo el mundo.

Mientras se encontraba en Suiza, Hawking, que sufre desde hace cinco décadas esclerosis lateral amiotrófica -una enfermedad neurodegenerativa que afecta al control voluntario de los músculos-, contrajo una fuerte neumonía que le obligó a pasar semanas en cuidados intensivos y conectado a una máquina para su supervivencia.

Su estado era tan precario, se explica en el documental, que los médicos ofrecieron a su primera esposa, Jane, desconectarle, pero ella se negó y pidió que le trasladaran a Cambridge (Inglaterra).

"Los médicos pensaban que estaba tan mal que hasta le ofrecieron a Jane apagar la máquina", relata Hawking, de 71 años, quien añade que las semanas de tratamiento intensivo que se sucedieron fueron "los momentos más oscuros" de su vida.

Aunque el científico mejoró -y acabó su obra maestra-, como resultado de los tratamientos perdió su capacidad de hablar, por lo que ahora se comunica a través de un sofisticado aparato sintetizador de su voz.

En el documental, titulado "Hawking", el famoso físico habla también de sus dos matrimonios, ambos acabados en divorcio, aunque ahora mantiene una buena relación con su primera esposa y madre de sus tres hijos, Jane, quien también contribuye a la cinta.

Durante su segundo matrimonio con una de sus enfermeras, Elaine Mason, hubo acusaciones de violencia doméstica contra él, que el físico niega y atribuye a "invenciones de la prensa".

Tras superar con creces la expectativa de vida de cinco años de su enfermedad, Stephen Hawking asegura que no tiene miedo a morir, aunque tampoco tiene "ninguna prisa".

Una de sus ilusiones, reitera en el documental, es volar un día al espacio con Virgin Galactic, la empresa de viajes al espacio del millonario Richard Branson, quien ya le ha aceptado para el viaje inicial.

Según "The Sunday Times", el documental, que también incluye declaraciones de su hermana, se estrenará coincidiendo con la presentación de una biografía del científico.