Los socialdemócratas del Partido Republicano Turco (CTP) han apartado a los nacionalistas del Gobierno de la autoproclamara República Turca del Norte de Chipre (RTNC), en unas elecciones legislativas protagonizadas por los problemas económicos y la dependencia de Ankara.

"Nuestra gente ha dejado claro (con su voto) que no aprueba las políticas del Gobierno del Partido de Unidad Nacional (UBP)", dijo hoy el líder del partido de los socialdemócratas CTP, Ozkan Yorgancioglu, tras el recuento casi final de los votos que les otorgó en torno al 38 % de los votos, lo cual se traducirá en 21 escaños.

El CTP representa el ala europeísta y más prorreunificación, al contrario del Partido de Unidad Nacional (UBP), defensor del "statu quo" actual, que hoy obtuvo el 27 % de los votos, lo que le da 12 escaños en el hemiciclo turcochipriota.

Los socialdemócratas no podrán gobernar en solitario, al no haber alcanzado la mayoría absoluta, y tendrán que buscar un socio de coalición entre alguno de los otros tres partidos que han logrado acceder al hemiciclo.

En vista de que el líder del CTP ha descartado una alianza con los nacionalistas, las opciones se limitan al conservador Partido Democrático, que quedó en tercer lugar con el 23 % de los votos, o el también socialdemócrata Partido para la Democracia Comunal (TDP), que obtuvo un 7%.

Yorgancioglu será llamado en los próximos días por el presidente de la RTNC, el nacionalista Dervis Eroglu, para formar un Gobierno.

Por primera vez en la historia de esta república no reconocida internacionalmente, el problema de la división de esta isla, cuya parte septentrional fue ocupada por el ejército turco en 1974, no desempeñó papel alguno en la campaña.

Según observadores locales, los políticos quisieron dejar aparte cualquier promesa de reunificación conscientes de que la población está cansada de que, después de 39 años de división, los líderes de ambas comunidades sigan sin haber logrado un acuerdo para la reunificación.

La campaña electoral se centró básicamente en los problemas económicos de la RTNC y de su dependencia de Turquía.

El Gobierno de Ankara es el que financia anualmente los déficit de la RTNC, pero debido a la crisis económica global, el Ejecutivo de Erdogan solicitó al Gobierno turcochipriota una reducción del gasto público a base de recortes, incremento de impuestos y privatización de empresas estatales.

Turquía financia el 40 % del presupuesto gubernamental y casi el 100 % de las inversiones.

Estas medidas de austeridad provocaron protestas ciudadanas contra las políticas gubernamentales, lo que añadido a disputas dentro de la formación en el poder llevó en junio a 8 diputados oficialistas a abandonar el grupo parlamentario del UBP y dejar al Gobierno del primer ministro Irsen Küçük en minoría.

Tras dimitir Küçük, el Gobierno interino liderado por Sibel Siber (la primera mujer en asumir una jefatura de Gobierno en la RTCN) detuvo algunas de las privatizaciones más polémicas, pero Turquía ya ha avisado de que el programa de ajuste debe seguir su camino.

El régimen de la RTNC es semipresidencialista y el presidente actúa como el negociador con los grecochipriotas en los temas de la reunificación.

El presidente actual, Dervis Eroglu, elegido en 2010 y con un mandato de 5 años ha mantenido hasta ahora una postura intransigente que ha impedido avanzar en el diálogo con la comunidad grecochipriota.

Según los analistas, con un Gobierno socialdemócrata se podrían sentar las bases para un retorno a la presidencia del antiguo líder del CTP Mehmet Ali Talat, defensor de la reunificación, quién perdió las presidenciales en 2010.

El ejército turco ocupó el norte de Chipre en 1974, y en 1983 los turcochipriotas declararon unilateralmente la RTNC, solo reconocida por Ankara.