Las puertas de Troya se abrieron hoy para presentar la más reciente colección de la colombiana Renata Lozano en el cierre de la feria Colombiamoda, que puso su broche final con Silvia Tcherassi, veinte años después de su paso por las pasarelas que la vieron nacer como creadora.

Con una puesta en escena solemne y con el Museo de Arte Moderno de Medellín como telón de fondo, Tcherassi consiguió poner en pie al público con un trabajo centrado en los pequeños matices de cada pieza que bordan una elegante colección y ponen en escena su madurez como diseñadora.

Bordados en swaroski, plata, coloridas lentejuelas y estampados florales en color oro comprendieron una primera parte de la colección, que evoluciona hacia trajes evocadores del charleston con largos flecos de colores hasta los pies y vestidos tallados en silueta e insinuadoras colas.

Con una paleta clásica compuesta por blancos, crudos, negros, rojo y azules, principalmente, Tcherassi logró plasmar la exquisitez de una mujer contemporánea y sofisticada a la que subió en altos tacones atados en cordón hasta las rodillas.

Con una apuesta totalmente personal, Silvia Tcherassi clausuró así la vigésimo cuarta edición de Colombiamoda, la feria que en 1994 la acogió como creadora por primera vez y que ahora la reconoce como una de las más destacadas diseñadoras del país.

Antes, la colombiana Renata Lozano hizo del caballo de Troya su icono insignia para la colección de primavera-verano con una combinación inicial de oro y crudo que progresivamente evolucionó hacia tonos azules y rosados, para concluir con alegres estampados en motivos de la Grecia clásica.

Vestidos recogidos en un solo hombro, realce de la cintura con un uso recurrente de cinturones, anchos pantalones que integraban una sola pieza y ligeras prendas con mucho movimiento fueron algunas de las apuestas que Lozano presentó sobre la pasarela.

En una colección plenamente femenina, la diseñadora apostó por una mujer moderna y con contenido histórico capaz de vestir cualquier situación.

Al más puro estilo de la Grecia clásica, Lozano experimentó con cordones dorados que sujetan vestidos y trajes, así como con un marcado énfasis en los hombros, los cuales decoró con pequeñas bolas doradas y rojas en algunas de sus piezas.

Las joyas cobran, asimismo, un papel protagónico con esclavas, brazaletes, numerosos anillos en oro y bolsos de mano para una colección que cuida el detalle.

Bajo el lema "Causa y Efecto", la vigésimo cuarta edición de Colombiamoda cerró hoy sus puertas con un incremento del 36 % en sus oportunidades de negocio respecto al año anterior, según sus organizadores, y con el paso de importantes figuras de la moda internacional como el diseñador colombo-francés Haider Ackermann y la modelo brasileña Alessandra Ambrosio.

Asimismo concluyó por primera vez la apuesta de celebrar tres ferias simultáneas en un mismo lugar con la integración de la Semana de la Moda, Textiles 2, dedicada al mercado de insumos, y Moda para el Mundo, con referencia de la cadena industrial textil y la voluntad de integrar todos los modelos de negocio en un solo espacio.