Estrecharon con emoción la mano de 80 inmigrantes y los felicitaron. Al fin y al cabo éstos se convirtieron en ciudadanos estadounidenses el viernes.

"La de historias que hay en este salón... ¿Están ustedes felices? ¿Están emocionados? ¿Están orgullosos? ", les preguntó el congresista demócrata de Florida Mario Díaz-Balart durante una emotiva ceremonia de naturalización en la Sociedad Histórica de Nueva York. "En esencia ustedes son lo que ha hecho grande a este país".

En pleno debate para cambiar las leyes de inmigración, más de 15 congresistas salieron de su burbuja en Washington con el objetivo de explorar la historia y contribuciones de los inmigrantes en Estados Unidos durante un viaje de tres días a Nueva York que para muchos puede traducirse como una campaña a favor de la reforma migratoria.

Los congresistas, demócratas y republicanos, son miembros de la cámara baja, donde se encuentra ahora el debate para reformar las leyes de inmigración.

Hace unas semanas el Senado aprobó un proyecto de ley que otorgaría un camino a la naturalización de 11 millones de inmigrantes sin papeles. Las cosas, sin embargo, parecen más difíciles en la cámara, controlada por el Partido Republicano y donde algunos de sus miembros han hablado en contra de conceder una vía a la ciudadanía para inmigrantes sin autorización.

Además de Díaz-Balart, la delegación de congresistas que participa en algunas de las actividades neoyorquinas incluye al representante de Virginia Eric Cantor, quien es el líder de la mayoría republicana en la cámara; la demócrata de Arizona Ann Kirkpatrick; el demócrata de Nueva Jersey Bob Menéndez y el demócrata neoyorquino Joe Crowley.

Los 80 inmigrantes naturalizados el viernes ondearon con emoción pequeñas banderas estadounidenses y recibieron el aplauso de los congresistas tras una patriótica ceremonia donde se cantó el himno estadounidense. Crowley y Díaz-Balart estrecharon la mano de cada uno de ellos e intercambiaron unas breves palabras de felicitación después de que éstos recibieran sus certificados de naturalización.

Un par de horas antes los políticos habían acudido a un desayuno con el alcalde la ciudad, Michael Bloomberg, quien habló a favor de la reforma migratoria.

"Este es el momento para una reforma. Estados Unidos necesita un sistema moderno de inmigración que da la bienvenida a los emprendedores y a la gente que trabaja duro y que hará crecer la economía de nuestra nación y generará empleo y nos mantendrá competitivos en la esfera mundial", dijo Bloomberg.

El jueves los políticos acudieron a una ceremonia frente al monumento nacional de Ellis Island, la isla por la que pasaron millones de inmigrantes europeos durante principios del siglo XX en su odisea para lograr una mejor vida en Estados Unidos. El sábado la delegación tiene planeada una visita al Centro Judío de Jackson Heights, en Queens, una zona conocida por la diversidad de su población. El viaje ha sido organizado por el Faith and Politics Institute (Instituto de Fe y Política).

"Este viaje nos da una oportunidad de reunirnos fuera de la esfera política y qué mejor lugar que Nueva York para hacer eso", dijo Crowley a The Associated Press. "Se trata de la historia de la inmigración, del estado presente de la inmigración y de su futuro también. Salimos fuera de la esfera política de Washington para hablar sobre inmigración de una forma compartida".

------

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens