China y Rusia, líderes del medallero en el mundial de natación, esperan sumar nuevas preseas en la tarde del viernes, cuando compitan en dos nuevas finales de clavados y natación sincronizada, sus respectivas especialidades.

Si el jueves China sumó dos preseas más, al llevarse Si Yajie y Che Ruolin el oro y la plata, respectivamente, en la plataforma individual de mujeres, el viernes el país asiático espera sumar al menos otros dos metales, cuando Qin Kai y He Chong compitan en la final varonil de trampolín de tres metros. Sus principales amenazas con el ruso Evgeny Kuznetsov, quien puntuó tercero en la semifinal, y el mexicano Yahel Castillo, cuarto.

He Zi y Wang Han también se perfilan para seguir la senda victoriosa de sus compatriotas en el trampolín de tres metros en modalidad femenil, pues, en la mañana, se clasificaron primera y segunda para la final del sábado. La mexicana Paola Espinosa, medallista de plata en Londres 2012 en sincronizados, figuró en cuarto lugar, emparedada entre la canadiense Jennifer Abel y la italiana Tania Cagnotto.

China lidera el medallero global con 13 metales: seis de oro, cinco de plata y dos de bronce, y ha ganado seis de las siete finales de clavados disputadas.

Rusia, segunda en el global con siete preseas, también espera incrementar en la séptima jornada de competencias su cuenta en la final del libre por equipos en la natación sincronizada, donde es la auténtica dominadora con cinco triunfos de cinco posibles.

El equipo ruso tendrá oportunidad de añadir a su palmarés después de haber obtenido el martes la mejor puntuación en preliminares, por delante de España y Ucrania, y aspira a repetir el barrido del anterior mundial de Shanghai, donde aniquiló a la competencia.

En waterpolo varonil, Serbia, medallista de bronce en Londres 2012, derrotó por 16-9 a China y Hungría empató 9-9 con Austria en el grupo C. La subcampeona olímpica Italia venció 12-6 a Kazajistán, y Alemania se sobrepuso por la mínima, 9-8, a Rumania en el grupo D.