Wall Street por fin aceptó hoy la solicitud de amistad de la red social Facebook, que dejó boquiabiertos a los inversores con unos resultados que superaron con creces las expectativas y que catapultaron sus acciones un 30 %, impulsando así al mercado en su conjunto.

La empresa que dirige Mark Zuckerberg anunció la víspera que se anotó un beneficio neto por acción de 19 centavos en el segundo trimestre y unos ingresos de 1.813 millones de dólares, por encima de los 14 centavos y 1.620 millones que habían calculado los expertos, disparando inmediatamente su cotización en bolsa.

De hecho, la firma consiguió hoy cerrar a 34,36 dólares por acción, un nivel desconocido desde mayo de 2012, cuando su atropellada salida a bolsa provocó un rapidísimo desplome de sus títulos con el que llegó a perder más de la mitad de su valor en bolsa.

Pero la red social por fin parece convencer a Wall Street, y no lo ha hecho solamente con sus beneficios, sino también con los números relativos a sus ingresos procedentes de la publicidad en teléfonos móviles, una de las áreas que más había preocupado a los inversores.

El impresionante repunte de Facebook propició una subida del 0,71 % ó 25,59 puntos en el índice compuesto del mercado tecnológico Nasdaq, que cerró en las 3.605,19 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 ganó el 0,26 % (4,31 puntos) hasta 1.690,25 unidades y el Dow Jones de Industriales el 0,09 % (13,37 puntos) hasta 15.555,61.

Pero Facebook tuvo que compartir el protagonismo de su día de gloria en Wall Street con el fondo de alto riesgo SAC Capital, que acaparó miradas después de que las autoridades de EE.UU. presentaran una demanda penal en su contra por un multimillonario fraude por uso de información privilegiada.

La firma, dirigida por el milmillonario y coleccionista de arte Steven Cohen, es un importante actor en la bolsa de Nueva York con 15.000 millones de dólares en activos a su cargo.

En las moderadas ganancias del Dow Jones tuvo que ver además el aumento de las solicitudes de subsidio por desempleo en EE.UU. la semana pasada, que se vio parcialmente contrarrestado por el aumento de los pedidos de bienes duraderos en este país. También influyeron resultados no del todo convincentes, como los de 3M (0,19 %).

La temporada de resultados siguió tras el cierre de la mano de Starbucks y Amazon, y mañana se tomará un respiro sin anuncios relevantes.