El mejor cerrador de todos los tiempos del béisbol profesional de las Grandes Ligas, el panameño Mariano Rivera vivió con más emoción e intensidad que nadie el gran triunfo de la selección de fútbol de su país que logró el pase a la final de la duodécima edición de la Copa Oro después de vencer en la semifinal por 2-1 a México.

Rivera fue homenajeado en el Juego de Estrellas como a muy pocos, en lo que es su última temporada, la mayoría de los estadios le rinde tributos, pero ningún homenaje ha sido tan grande como el que su selección nacional de futbol le rindió el miércoles por la noche, en las semifinales de la Copa Oro de Concacaf.

"Este triunfo es más grande y se siente mejor que cualquier homenaje", declaró Rivera, al salir del vestidor de la selección panameña de fútbol, una hora después de que vencieron a México. "Fue el triunfo del chico frente al grande; de David sobre Goliat".

Rivera destacó que siguió las incidencias y resultados parciales del partido mientras estaba en el bullpen de los Yankees de Nueva York en el estadio de enfrente, el Rangers Ballpark de Arlington.

Los Vigilantes ganaron 2-1 a los Yanquis y en cuanto cayó el último "out" Rivera corrió al Cowboys Stadium para presenciar los minutos finales.

"Vivimos los últimos minutos muy nerviosos", admitió Rivera. "Queriamos que ya terminara el partido. Decíamos 'ya pita árbitro, acaba con esto'. Estábamos muy emocionados".

Los jugadores de Panamá han hecho parte de su selección a Rivera, quien estuvo con ellos el día anterior en el hotel de concentración intentando motivarlos.

"Mariano es parte importante de esta victoria", dijo el arquero Jaime Penedo. "Sólo verlo de cerca, conocerlo y ver todo lo que ha logrado te enseña que todo es posible con trabajo".

"Es un tipo que da lecciones de humildad y confianza", agregó. "Es algo increíble y estoy contento de que nosotros también hayamos podido darle un homenaje".

Rivera aseguró que hubiera querido viajar con su selección a Chicago para presenciar el partido final de la Copa Oro frente a Estados Unidos.

Sin embargo, Rivera y sus Yanquis recibirán el fin de semana a los Rays de Tampa Bay.

"Desde el primer día que vi cuando vencieron a México estaba seguro de que este equipo era especial", dijo. "Ahora también estoy seguro de que pueden ser campeones. Con fe todo se puede y mis oraciones estarán con ellos".