Los oponentes de los programas de la Agencia de Seguridad Nacional que recopilan cientos de millones de registros telefónicos de estadounidenses insisten en que continuarán su oposición al programa de vigilancia después de una derrota por estrecho margen en la Cámara de Representantes.

Intensos cabildeos y llamados de último momento a los legisladores aseguraron la victoria al gobierno de Barack Obama cuando la cámara baja votó 217-205 el miércoles para dejar intacto el programa de la agencia, conocida como NSA por sus siglas en inglés. Sin embargo, los conservadores de orientación libertaria, los simpatizantes del Tea Party y los demócratas liberales que encabezaron la lucha dijeron que tratarán de desbaratar un programa que consideran una intrusión inconstitucional a las libertades civiles.

El representante republicano Justin Amash dejó en claro sus intenciones por medio de un mensaje de Twitter: "Estuvimos cerca (205-217). Si apenas 7 republicanos hubieran cambiado sus votos habríamos triunfado. Gracias por marcar la diferencia. Seguimos luchando".

El otro patrocinador del proyecto, el representante demócrata John Conyers, dijo que el estrecho margen en la votación asegura que continuará un enérgico debate sobre los programas de espionaje de la NSA.

"Esta discusión será examinada continuamente", dijo Conyers, el demócrata de mayor rango en el Comité de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes. "Este es el comienzo de la dirección equivocada en una sociedad democrática".

La votación fue la primera oportunidad que han tenido los legisladores para manifestar su posición sobre el programa secreto de vigilancia desde que Edward Snowden, analista de sistemas de la NSA, reveló el mes pasado documentos secretos que mostraron el enorme alcance de dichos programas de espionaje.

En defensa del programa de la NSA votaron 134 republicanos y 83 demócratas, incluso el titular de la cámara baja, el republicano John Boehner, quien típicamente no vota, y la líder demócrata Nancy Pelosi. En rechazo de las exhortaciones del gobierno a mantener los programas de vigilancia se manifestaron 94 republicanos y 111 demócratas.

"Estoy particularmente complacido de que miembros de ambos bandos hayan trabajado juntos para preservar herramientas críticas de inteligencia que han demostrado tener éxito para prevenir ataques terroristas y mantener a Estados Unidos seguro", dijo Boehner en una declaración después de la votación.

No obstante, es improbable que sea la última palabra sobre el debate mundial acerca del espionaje del gobierno estadounidense para defender a la nación, por una parte, y por otra el derecho a la privacidad.