Michael Jackson tenía una gran tolerancia a ciertos medicamentos y no siempre era honesto al hablar de su historia clínica, declaró el jueves un enfermero anestesiólogo que atendió al cantante.

El testigo David Fournier dijo al jurado que había trabajado con Jackson durante una década hasta que su relación laboral terminó en 2003, cuando Fournier se negó a participar en un procedimiento médico.

Jackson actuaba "torpemente" y se tardaba en responder preguntas sencillas antes de una cirugía, que fue cancelada después de que Fournier se negó a administrarle un anestésico, dijo.

El incidente surgió unos pocos meses después de que Fournier dijera que tuvo que ayudar a Jackson a respirar mientras le realizaban otro procedimiento médico y después concluyó que Jackson no le había revelado que pasaba por un nuevo problema de salud.

"No me decía la verdad", dijo Fournier, sin detallar lo que había cambiado en Jackson.

En ese entonces, le habían realizado a Jackson un implante en su abdomen para bloquear los efectos de la meperidina y otros medicamentos derivados del opio.

Fournier declaró que le había dado al cantante una dosis relativamente fuerte de un anestésico poderoso y que necesitaba saber cómo iba a reaccionar Jackson.

Un juez resolvió que Fournier no podía testificar sobre el implante porque supo de él por el dermatólogo de Jackson y esa sería una declaración basada en oídas.

El jurado escuchó sobre esa evidencia con un testimonio grabado en video de otro médico de Jackson el miércoles.

Fournier fue testigo por la defensa en el juicio por negligencia emprendido por la madre de Jackson contra AEG Live LLC, la promotora de la fallida serie de conciertos de Jackson.

Katherine Jackson afirma que la promotora no investigó adecuadamente al médico que fue sentenciado por homicidio involuntario por proporcionarle a Jackson una sobredosis del anestésico propofol. El médico lo había recetado como tratamiento para el insomnio del cantante en 2009.

AEG niega tener responsabilidad en la muerte de Jackson. Sus abogados han dicho que Jackson no revelaba a casi nadie los medicamentos que le recetaban.

Fournier dijo que sus archivos médicos incompletos muestran que le administró propofol a Jackson al menos 14 veces entre el 2000 y el 2003. Agregó que le dio al cantante el anestésico muchas veces más a lo largo de los años por varias operaciones cosméticas y dentales que se realizó.

En sus archivos anotó que Jackson tenía una gran tolerancia a ciertos medicamentos, lo cual, dijo Fournier, podría deberse a varios factores, incluso genéticos.

Al ser interrogado por los abogados de la demandante Fournier dijo que Jackson nunca le pidió ningún medicamento en específico, ni propofol, durante las operaciones ni tampoco pidió permanecer sedado más de lo necesario. También dijo que el cantante no parecía buscar medicamentos o estar usando a sus médicos para conseguirlos.

___

Anthony McCartney está en Twitter como http://twitter.com/mccartneyAP