Lo que el documental ganador del Oscar "The Cove" de 2009 consiguió contra la matanza de delfines en Japón lo podría hacer "Blackfish" por las orcas que viven en cautiverio en parques marinos donde son explotadas para espectáculos.

"Blackfish" explora lo que podría haber llevado a Tilikum, una orca de 5,4 toneladas (12.000 libras) a matar a tres personas incluyendo a una veterana entrenadora de SeaWorld, Dawn Brancheau, en 2010.

La noticia de la muerte de Brancheau durante un espectáculo en SeaWorld en Orlando inspiró a la directora Gabriela Cowperthwaite para investigar lo que ocurrió. SeaWorld dijo al principio que la entrenadora se había resbalado y caído, después dijo que Tilikum se había impresionado por la cola de caballo de Brancheau.

"Tilikum no atacó a Dawn", dijo SeaWorld en una respuesta por escrito a la película. "Toda la evidencia indica que Tilikum se interesó por la cola de caballo de Dawn como una novedad en su ambiente y por eso la tomó y la jaló hacia el agua".

La directora, que ha hecho documentales para ESPN, National Geographic, Animal Planet, Discovery Channel e History Channel, dijo que necesitó dos años para hacer la película. Consiguió imágenes de noticieros locales y nacionales, archivos personales y a través de la Ley de Libertad de Información.

"Simplemente se trataba de perseverancia para obtener imágenes", dijo en una entrevista. "No podía creer lo que estaba viendo, una vez que lo ves no lo puedes dejar de mirar. En mi mente eso fue lo que me dio dirección, ahora que sé la verdad tengo que decir la verdad. No me imaginé que iba a hacer esta película, pensé que iba a estar haciendo una película completamente diferente sobre relaciones con los animales, quienes son nuestra contraparte. Así que aprendí mucho con entrevistas y viendo las imágenes".

La imagen clave se hizo pública después de que la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional demandara a SeaWorld y las imágenes se presentaran en la corte, dijo.

La directora recurrió a expertos en comportamiento animal, clientes del parque acuático que han presenciado ataques de orcas durante presentaciones y ex entrenadores de SeaWorld dispuestos a dar su testimonio.

"Comencé a aprender cosas sobre los animales que desconocía, y yo trabajaba ahí", dijo la ex entrenadora de orcas en SeaWorld Samantha Berg.

Tilikum, quien nació en libertad cerca de Islandia en 1983, fue capturada y enviada a un parque marino cerca de Vancouver antes de que la vendieran a SeaWorld en Orlando. La película muestra a personas en botes cercando y secuestrando a ballenas bebé para enviarlas a los parques mientras que sus madres las ven y las buscan en agonía.

En un comunicado sobre la película, SeaWorld dijo que no ha capturado ballenas en libertad desde hace más de 35 años y que 80% de sus animales nacieron ahí o en zoológicos.

La directora dijo que pidió su opinión a SeaWorld, que tiene parques en Orlando, San Diego y San Antonio. Pero la compañía rechazó aparecer en "Blackfish", en cambio prefirió emitir el comunicado del 12 de julio, que señaló al documental como "vergonzosamente deshonesto, deliberadamente parcial y científicamente impreciso".

Carol Ray, otra ex entrenadora de orcas de SeaWorld dijo que ir a observar a las ballenas en libertad es una forma maravillosa de ver esos animales majestuosos de cerca.

"Si tienes dinero para llevar a una familia de cuatro a un parque SeaWorld en el país entonces puedes llevar a tu familia a un lugar donde pueden ver ballenas desde la orilla del mar", dijo Ray. "Es una gran oportunidad para verlas donde deben estar... Tengo amigos que me dicen 'quiero que mis hijos las vean realmente de cerca', (yo les digo) 'A tus hijos les encantan los dinosaurios ¿no? Les encantan y están fascinados y nunca han visto un dinosaurio ¿o sí?'"

"Blackfish" se estrena en Los Angeles y Nueva York el viernes.