Como estaba previsto, la rusa Svetlana Romashina, la rusa Xuechen Huang y la española Ona Carbonell han copado las tres posiciones en el preliminar del solo libre en el que marcaron las diferencias con respecto al resto de clasificadas.

La rusa firmó 96,930 puntos, más de 1,6 puntos más que la asiática (95,280). La diferencia entre Huang y Carbonell, a la que se le vio muy cansada, fue de algo más de un punto (1,020) por lo que la española tendrá que mejorar mucho su actuación en la final del miércoles si quiere ascender un escalón en el podio.

Al ritmo de 'Barcelona', la canción que convirtieron en un himno Freddy Mercury y Montserrat Caballé, Ona Carbonell dio lo mejor de si misma. Firmó una buena actuación, aunque por debajo de lo esperado, tal y como admitió después, una actuación insuficiente para superar a la inalcanzable Svetlana Romashina y a la china Xuechen Huang, pero muy meritorio en un ejercicio muy creativo.

En su estreno como solista desde su etapa júnior, Ona Carbonell, que fue bronce en el solo técnico, sorprendió en la ejecución en la que destacó, especialmente, la técnica, pero también sus dotes interpretativas.

Fundamental para ello fue que Montserrat Caballé le abriera las puertas de su casa y de su sapiencia. La soprano vio en vídeo el ejercicio de Ona y se permitió algunas recomendaciones desde el punto de vista dramático.

El tercer puesto de la española confirma la progresión apuntada por su entrenadora, Esther Jaumà, convencida desde el primer momento del potencial de Ona. "No tiene que ver ni con Gemma Mengual ni con Andrea Fuentes, ella es Ona", insiste Jaumà.

Y así se vio. Pese a su juventud, puede llegar a ser casi tan creativa como Mengual y casi tan atlética como Fuentes, una mezcla perfecta a la que combina ambición y exigencia.

Precisamente, Mengual, ahora asistente del equipo español, ha comentado que está satisfecha con el ejercicio, a pesar de que la ha visto "más cohibida" que lo mostrado en algunos entrenamientos.

"Hay que mejorar algún tema técnico y de estabilidad y con eso creo que en la final saldrá mejor. Ser complicado superar a la china, pero su objetivo debe ser alcanzar los 95 puntos. Se le ha visto más cansada", ha dicho.

Ona Carbonell admitió su cansancio. "Físicamente he sufrido por la coreografía, pero de cara a la final podré descansar más. Ha sido emocionante, la música es increíble, pero estaba tan cansada que no disfrutado como otras veces. Creo Puedo mejorar mucho de cara a la final y llegar a los 95 puntos", ha explicado.

En el primer escalón sigue estando Svetlana Romashina. Coleccionista de medallas, en estos Mundiales ya ha sumado sus dos primeros oros.

Se dio a conocer en la alta competición desde 2005, cuando en Montreal formó parte del equipo. En Melburne (2007) continuó como integrante del equipo y dos años después, en Roma, formó parte del dúo junto con Natalia Ischenko.

Ahora es la capitana y está al mejor de las mejores solistas rusa de todos los tiempos. Su ejercicio, basado en un canción clásica norteamericana de los cincuenta, 'Merline Monroe', le valió 96,930 puntos.

La competición tuvo un nivel excepcional. Entre las mejores también estuvo la china Xuechen Huang, que obtuvo 95,280 puntos en un ejercicio impecable basado en 'El fantasma de la ópera'.

Clasificadas para la final

.1. Svetlana Romashina (RUS) 96,930 puntos

.2. Xuechen Huang (CHN) 95,280

.3. Ona Carbonell (ESP) 94,260

.4. Lolita Anananova (UKR) 91,990

.5. Yukiko Inui (JPN) 91,570

.6. Chloe Isaac (CAN) 90,700

.7. Despoina Salomou (GRE) 89,680

.8. Linda Cerrutti (ITA) 88,580

.9. Jenna Randall (GBR) 87,970

10. Estel-Anais Hubaud 84,960

11. Ji Hyang Ri (PRK) 84,600

12. Sona Berdarnova (RCH) 84,410

13. Rebecca Kay Moody (USA) 84,040

14. Pamela Fischer (SUI) 82,840

15. Nuria Diosdado (MEX) 82,820

16. Margot de Graaf (HOL) 82,510