Entre los procedimientos que el cirujano Hawkeye Pierce tuvo que realizar en la serie televisiva "M.A.S.H." figuró una anastomosis primaria término-terminal.

El actor que interpretaba ese papel, Alan Alda, dice que la mayoría de los televidentes no tenía idea que eso implicaba extirpar la parte dañada del intestino y reconectar las partes saludables.

Hoy, el laureado actor quiere enseñarle a médicos y científicos a reemplazar la compleja terminología de sus campos por un lenguaje accesible a todo el mundo.

Alda, quien condujo durante mucho tiempo el programa del canal público PBS "Fronteras Científicas" (Scientific American Frontiers), es fundador y profesor visitante de periodismo en el Center for Communicating Science de la universidad Stony Brook, que acaba de ser rebautizada en su honor.

"No hay razón alguna para usar un lenguaje especializado cuando se trata de pasarle información científica al público en general porque no entiende nada de lo que le dicen", sostuvo Alda en una reciente entrevista con la Associated Press.

Una mejor comprensión de la ciencia, según Alda, puede ser beneficiosa para la sociedad en varios sentidos. Los médicos pueden explicar más claramente los tratamientos a sus pacientes. La gente puede descifrar los químicos de las comidas. Los abogados pueden decidir mejor qué medidas tomar sobre la base de investigaciones científicas.

"No van a hacer las preguntas indicadas si la ciencia no les explica lo que está pasando de la forma más honesta y objetiva posible", declaró Alda, quien tiene 77 años. "Y no puedes criticarles porque no conocen la terminología científica. Ese no es su trabajo".

Alda, quien vive en la ciudad de Nueva York, dijo que cuando dejó de conducir el programa Fronteras Científicas en 2005, buscó una universidad interesada en su idea de crear un centro que se abocase a simplificar la terminología científica.

Stony Brook, una universidad estatal con 24.000 estudiantes localizada unos 110 kilómetros (70 millas) al este de Manhattan, "fue la única que comprendió lo que estaba tratando de decir y pensó que era posible", dijo el actor.

El centro comenzó a funcionar en 2009 y en una reciente ceremonia recibió el nombre de Centro Alan Alda para la Comunicación de las Ciencias.

"Alan Alda no usó ligeramente su condición de celebridad en esta iniciativa", afirmó el presidente de Stony Brook Samuel Stanley. "Ha trabajado incansablemente y ha desempeñado un papel importante en el centro desde su fundación. Nos ha ayudado a capacitar a nuestros profesores y a preparar nuestro programa de estudios. Además, dicta clases personalmente en algunos de los talleres".

Alda ayudó asimismo a publicitar un concurso que auspició el centro los dos últimos años en el que se pide a estudiantes y científicos de todo el país que encuentren formas sencillas de explicar conceptos como "¿qué es una llama?" o "¿en qué consiste el tiempo?".

"Descubrimos que es importante encontrar analogías vívidas", comentó Lyl Tomlison, estudiante de neurociencias de 24 años, quien afirmó que usó el efecto de la cafeína en la tasa de café que uno se toma por la mañana como punto de partida para hablar del sistema nervioso.

El legislador de la zona Steven Israel dijo que educar a la gente sobre la importancia de la ciencia es vital para que Estados Unidos siga siendo competitivo en la economía del siglo XXI.

Recordó haber estado en una vista legislativa sobre el cambio climático en la que, según dijo, "un grupo de científicos trataba de enseñarle a los legisladores sobre el fenómeno del cambio climático y los legisladores trataban de enseñarle a los científicos sobre política. Era como si los dos bandos hablasen lenguajes distintos".

Alda dio ejemplos de lo que considera comunicaciones claras.

Hace una década, dijo, estaba filmando en Chile cuando sintió fuertes dolores estomacales. Lo llevaron a una clínica mal iluminada en una vetusta ambulancia desvencijada y un médico le dijo que había que operarlo para salvarle la vida.

"Parte de tu intestino no funciona, hay que extirpar esa parte y coser los otros dos extremos", le explicó el médico.

"Le dije, '¿va a hacerme una anastomosis primaria término-terminal?' y él me preguntó cómo sabía ese término. Le respondía que había hecho muchas de esas operaciones en 'M.A.S.H.'. De hecho, fue la primera intervención de la que me informé en la serie".

Sus estudiantes comenzaron a reírse.

El médico chileno "no perdió tiempo tratando de explicarme lo que iba a hacer. Lo dijo en los términos más claros posibles y no sacrificó ningún elemento. Me habló claramente y con precisión", añadió Alda.