Estados Unidos tendrá que tolerar sentirse como un visitante en territorio hostil cuando el domingo enfrente a El Salvador en los cuartos de final de la Copa de Oro.

En la zona de Baltimore y la vecina Washington se concentra la segunda mayor comunidad de inmigrantes salvadoreños en Estados Unidos, por detrás de Los Angeles. Y cuando a mitad de semana se confirmó que El Salvador vendría, la venta de entradas se disparó hasta asegurar un lleno total de más de 71.000 espectadores en el M&T Bank Stadium, el feudo de los Ravens de la NFL.

"Esto nos motiva para jugar con más entrega", dijo el técnico peruano de El Salvador, Alberto Agustín Castillo. "Es una presión, pero de la buena. ... Nos ayuda más de lo que puede afectar".

Los salvadoreños necesitarán de todo el aliento posible frente el abrumador favoritismo que acompaña a Estados Unidos, de inmaculado paso en la primera ronda y con ocho victorias consecutivas. Su técnico Jurgen Klinsmann dispone de un sinfín de variantes y el volante Landon Donovan — el goleador histórico de la selección — con un magnífico nivel en un torneo en el que su obligación es demostrar que merece ser considerado para ir a una cuarta Copa del Mundo.

De los salvadoreños, que nunca han superado esta instancia en el campeonato de la CONCACAF, se vislumbra un planteamiento defensivo con su delantero Rodolfo Zelaya como la pieza de desequilibrio en el ataque.

"Tenemos que vencer a quien sea. ...el sueño es estar en la final", dijo Zelaya, autor de tres de los cuatro goles de la selección en el torneo.

Hay cierta historia entre los protagonistas.

El volante Jaime Alas fue quien anotó el gol en tiempo de descuento con el que El Salvador eliminó a Estados Unidos en el preolímpico del año pasado. Brek Shea y Joe Corona están entre los estadounidenses que estuvieron en el bando derrotado en esa ocasión.

"Van a intentar de imponer su juego", dijo el capitán estadounidense DaMarcus Beasley. "Este es un partido de cuartos de final, no uno para relajarse como en la fase de grupos. Saldremos a buscar el gol, pero ellos tendrán la misma intención. No percibo que se replegarán como lo hicieron los demás en la primera ronda".

El Salvador debutó con un empate 2-2 con Trinidad y Tobago, luego empató 1-1 con Honduras y finalmente superó a 1-0 a Hatí para clasificarse como uno de los dos mejores terceros.

Un factor que puede favorecer a El Salvador será el calor: las temperaturas estos días en el Este estadounidense rebasan los 34 grados centígrados (90 F).

"Somos los beneficiados. Estamos acostumbrados a este calor, así es en El Salvador", dijo el defensor Víctor Turcios.

Tras cumplirse la primera ronda, Klinsmann realizó cuatro cambios en el plantel al convocar los defensas Matt Besler y Omar González, además de los atacantes Alan Gordon y Eddie Johnson. González jugaría en caso de avanzar a semifinales. Los defensores Corey Ashe y Oguchi Inyewu, así como los delanteros Herculez Gómez y Jack McInerney quedaron fuera.

El partido se jugará desde las 16.00 (2000 GMT), con Costa Rica-Honduras midiéndose a segunda hora.