Algunos leyeron los nombres de los fallecidos. Otros les hicieron favores a sus vecinos. Otros más practicaron yoga, caminaron entre la naturaleza o sencillamente conversaron. Y dos se casaron.

Los habitantes de Colorado echaron mano a diferentes formas de sanación el sábado cuando celebraron el primer aniversario de la masacre en el cine de Aurora con un "Día de la Recordación" auspiciado por el gobierno municipal.

Fue hace un año que un hombre armado abrió fuego en el cine repleto donde se proyectaba la cinta de Batman "The Dark Knight Rises". La masacre duró menos de dos minutos pero dejó heridas profundas que todavía duelen en Aurora, la tercera ciudad del estado, ubicada en las planicies de la zona oriental de Denver.

Doce personas murieron, entre ellas una niña de 6 años. También hubo 70 lesionados, algunos de los cuales quedaron paralíticos. E incontables otros dentro y fuera del cine llevan las cicatrices invisibles de traumas emocionales.

Padres, hermanos y sobrevivientes de los fallecidos asistieron el sábado por la mañana a una ceremonia de oraciones, canciones y remembranza frente al ayuntamiento de Aurora.

Varios cientos de personas, entre ellos policías, bomberos y miembros de la delegación legislativa de Colorado, inclinaron la cabeza mientras se leían los nombres de los fallecidos. El coro de la escuela secundaria Hinkley cantó "Amazing Grace."

"Hace un año, la paz de nuestra comunidad fue hecha añicos", dijo Steve Hogan, alcalde de Aurora. "Todavía buscamos justicia".

"Para nosotros es importante recordar que una acción sin sentido no nos define, no puede y no nos definirá como comunidad", agregó Hogan. "Es una historia de capacidad de recuperación, no sólo de Aurora, sino de la humanidad".

Por su parte, el gobernador John Hickenlooper expresó a los presentes que muchas personas todavía batallan con preguntas sin respuesta.

"Sé que yo sí", dijo Hickenlooper.

La doctora Camilla Sasson, médico de la sala de emergencias del hospital de la Universidad de Colorado, contó entre lágrimas los esfuerzos de la policía y los socorristas para salvar vidas.

"Es absolutamente un milagro que 58 personas sobrevivieran esa noche", dijo.

Los dolientes tenían rosas blancas en las manos y, cuando concluyó la ceremonia, las colocaron junto a una enorme corona de flores con la inscripción: "En recuerdo de los que perdieron la vida y aquellos cuyas vidas cambiaron para siempre".

Después de la ceremonia, varios vecinos se brindaron como voluntarios para proyectos, desde atender un jardín comunitario hasta trabajar en el banco de alimentos clasificando donaciones y acudiendo a donar sangre. En el lugar había asesores de salud mental y espirituales, junto con proyectos de arte con fines terapéuticos y lectura de poesía.

Eugene Han y Kirstin Davis, que resultaron heridos el día del tiroteo, conmemoraron el aniversario el sábado casándose, una unión que convirtió el 20 de julio en una celebración.

James Holmes, acusado del tiroteo, fue arrestado afuera del cine luego de la masacre. Se ha declarado inocente bajo el argumento de que padece desequilibrio mental.

___

Dan Elliott está en Twitter en at http://twitter.com/DanElliottAP.

___

El fotógrafo Brennan Linsley en Aurora, y el reportero Alan Fram, en Washington, ambos de The Associated Press, contribuyeron a este despacho.