La Corte Suprema confirmó el viernes la condena de 28 años de prisión para el asesino holandés Joran van der Sloot, sentenciado por el asesinato de una joven peruana en 2010, cinco años después de ser señalado como el principal sospechoso de la desaparición de la estadounidense Natalee Holloway en Aruba en 2005.

Van der Sloot fue condenado en 2012 pero apeló en mayo para que se le reduzca la sentencia a 20 años argumentando en que colaboró con la justicia al confesar su crimen, y en que sus derechos fueron vulnerados en la etapa de su detención. La fiscalía había pedido 30 años de cárcel.

La AP llamó a su abogado, Máximo Altez, sin obtener respuesta al momento.

Un comunicado oficial de la Corte Suprema indicó que el juez supremo de la sala penal, Javier Villa, detalló además que se ha ratificado el pago de 200.000 nuevos soles (71.000 dólares) de reparación civil a favor de los familiares de la agraviada.

Van der Sloot, quien purga prisión en el Penal de Piedras Gordas en la localidad de Ancón, al norte de la capital, fue condenado por asesinar a la joven universitaria, Stephany Flores, hija de un empresario y corredor de autos, tras conocerla jugando al póker en un casino en Lima el 30 de mayo de 2010.

También es el principal sospechoso de la desaparición de la joven estadounidense Natalee Holloway en mayo de 2005 en Aruba, pero al no ser encontrado el cuerpo, nunca se le proceso por falta de pruebas.