Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, las dos cooperantes liberadas ayer tras 21 meses de secuestro, han llegado hoy a la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid) y se encuentran bien de ánimo aunque "muy débiles" y necesitarán tiempo para recuperarse.

El avión de la fuerza aérea española en el que las cooperantes han volado desde Yibuti ha aterrizado a las 16.10 horas en la base madrileña, donde han sido recibidas por sus familias, por Médicos Sin Fronteras (MSF), la ONG para la que trabajan, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, según han informado fuentes del Ejecutivo.

Por la mañana, la hermana de Blanca Thiebaut, Inés, ha intervenido, en nombre de su familia y la de Monserrat Serra, en una rueda de prensa organizada por MSF, en la que ha querido compartir la "inmensa alegría" que están viviendo tras la liberación.

"Están bien de ánimo a pesar del largo cautiverio", ha señalado la hermana de la cooperante, quien ha afirmado que ayer los familiares pudieron hablar brevemente con las dos mujeres, que se encuentran bien de ánimo pero "muy débiles".

Por eso, ha pedido "apoyo y comprensión" porque lo más importante ahora es que las dos cooperantes, que fueron secuestradas el 13 de octubre de 2011 cuando trabajaban en el campo de refugiados somalís de Dadaab, en el este de Kenia, como sus familias tengan espacio y tiempo.

También ha agradecido a MSF el apoyo que ha brindado a las familias de las secuestradas "durante el largo desierto", así como el trabajo diario de todos los que han hecho posible su liberación y al Gobierno, que "desde el primer día nos ha estado acompañando", ha subrayado.

En la rueda de prensa, el presidente de MSF, José Antonio Bastos, ha insistido en que las dos necesitan "tiempo y tranquilidad para recuperarse de la pesadilla" y no ha querido dar detalles sobre las circunstancias del rescate porque, según ha dicho, podría "poner en peligro" a muchas personas en Somalia, así como a los cooperantes que siguen secuestrados y a los trabajadores de las organizaciones internacionales.

Bastos ha destacado que desde el secuestro, la ONG y el Gobierno español han tenido "una colaboración constructiva y clara".

En el mismo sentido se ha pronunciado Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha destacado que han trabajado con MSF "con un gran entendimiento para un fin superior", la liberación de las cooperantes.

"A lo largo de todos estos meses hemos tenido una total comunicación y coordinación y lo que hemos hecho, como Gobierno, es ponernos a su disposición y tratar de ayudarles en todo aquello que nos han pedido y nos han reclamado", ha afirmado la vicepresidenta.

Sáenz de Santamaría, que también ha sido preguntada por las gestiones del Ejecutivo sobre la liberación, ha comentado que el secuestro ha sido muy largo, "muy difícil y complejo" y les ha tenido "mucho tiempo en vilo".

"Celebramos esa liberación, que las tengamos en España, que estén con sus familias; y creemos que nos tenemos que quedar en eso, que hemos trabajado bien conjuntamente, coordinadamente, con un gran entendimiento para un fin superior que era liberarlas y recuperar su vida normal y dignidad", ha resaltado Sáenz de Santamaría.

La llegada de Serra y Thiebaut pone fin al secuestro más largo de cooperantes españoles.