La madre de Michael Jackson, Katherine Jackson, de 83 años, declaró hoy como testigo en el juicio en EE.UU. contra la promotora AEG Live a la que acusa de negligencia por contratar al médico Conrad Murray que fue condenado por la muerte del "rey del pop".

En el estrado, la mujer pidió a la compañía que le dijera "qué pasó realmente" con su hijo, que en junio de 2009 falleció por una sobredosis de medicamentos mientras preparaba su reaparición sobre los escenarios en Londres, donde AEG Live había programado 50 conciertos del artista.

Según el diario Los Angeles Times, Katherine Jackson aseguró que estaba nerviosa y que era la primera vez que hablaba ante un jurado, una experiencia que se le hacía especialmente difícil al tratarse de asuntos privados.

"Muchas de las cosas que se han dicho no son verdad y él no está aquí para hablar por sí mismo", comentó la matriarca de la familia Jackson que en 2010 presentó una demanda junto con los tres hijos del artista, Prince Michael, Paris y "Blanket" por entender que AEG Live fue responsable civil del precipitado final del cantante.

En la Corte Superior del condado de Los Ángeles (California), Jackson relató hoy la pasión por la música de sus hijos, en especial del más pequeño quien desde muy temprana edad mostraba el talento que le convertiría en una estrella mundial.

"Él se sentía más en casa cuando estaba sobre el escenario", indicó la mujer que aseguró que Michael Jackson siempre fue "sensible" y "cariñoso".

El juicio, que comenzó el 29 de abril, podría quedar visto para sentencia en septiembre u octubre y se estima que un veredicto contrario a los intereses de AEG Live podría costarle a la empresa miles de millones de dólares.

Se calcula que Michael Jackson podría haber ganado 1.500 millones de dólares solamente con la gira mundial que se preparaba para después de los conciertos de Londres.

La familia del cantante cree que AEG Live presionó al "rey del pop" para cumplir con el calendario de actuaciones e ignoró su estado de salud, al tiempo que fracasó a la hora de supervisar los cuidados médicos de Murray a Jackson.

Murray fue condenado en 2011 a 4 años de cárcel por el homicidio involuntario de Michael Jackson, a quien le suministraba las dosis de fármacos que tomaba para dormir.

Un jurado encontró a Murray responsable de su muerte por grave negligencia al administrarle en su domicilio medicamentos prescritos para uso hospitalario sin la debida monitorización.

AEG Live argumenta que fue Michael Jackson quien contrató a Murray como su médico personal, al que conocía de varios años, y que la compañía se limitó a pagar el sueldo del doctor.

El grupo The Anschutz Company al que pertenece AEG Live puso a la venta esa empresa en septiembre de 2012.

La compañía es propietaria de 120 recintos para espectáculos en todo el mundo entre los que está el complejo L.A. Live, que incluye el Staples Center hogar de Los Angeles Lakers, así como The Home Depot Center de Los Ángeles Galaxy, el O2 de Londres, los O2 de Alemania, y otros en Australia, China y Suecia.