Anaqueles de camisetas con la imagen de Rihanna se exhibieron en un tribunal de Londres, donde la cantante está demandando a una minorista británica por el uso de su imagen.

Los abogados de la estrella buscan una compensación por daños de Arcadia Group Brands Ltd., propietaria de la cadena de tiendas Topshop, luego que ésta vendió camisetas con su foto sin permiso.

Las camisetas se vendieron inicialmente como las "Rihanna Tank" y continuaron vendiéndose tras ella quejarse como las "Headscarf Girl Tank" y las "Icon Tank".

Los abogados de Rihanna acusan a Topshop de intentar aparentar que las camisetas fueron aprobadas o autorizadas por la cantante.

La tienda dice que Rihanna busca reconocimiento legal por una suposición errónea de que "sólo una celebridad o sus sucesores pueden mercadear, o licenciar el mercadeo, de si propio personaje".

Una audiencia se realizó el viernes.