El ministro italiano de Interior, el conservador Angelino Alfano, afronta hoy una moción de censura en el Parlamento por la polémica tras la entrega a Kazajistán de la esposa y una hija pequeña del disidente kazajo Mujar Ablyazov, que superará sin problemas.

La moción de censura, que se votará a partir de las 12.00 horas (10.00 GMT) fue presentada por los grupos opositores Movimiento 5 Estrellas (M5S) de Beppe Grillo, e Izquierda Ecología Libertad (SEL), pero que no cuentan con los votos suficientes para que salga adelante.

Estos partidos pidieron la dimisión de Alfano al considerar la mala gestión del caso Ablyazov por parte de la Policía y de su máximo responsable, el ministro de Interior, de quien se sospecha que estaba al tanto de la operación, aunque haya asegurado que nadie en el Gobierno, tampoco Letta, sabía de la misma.

Por el momento, por este caso sólo ha dimitido el jefe de gabinete del ministerio, Giuseppe Procaccini.

El caso que ha salpicado a Alfano se refiere a la expulsión y entrega a Kazajistán el pasado 31 de mayo de la esposa del disidente kazajo, Alma Shalabayeva, y su hija de 6 años, Alua, después de que fueran detenidas en la vivienda de las afueras de Roma en la que residían.

Tres días antes, según los medios italianos, representantes del régimen kazajo en Italia presionaron para que se procediera al registro de la casa romana donde creían que estaba Ablyazov, a quien definieron como uno de los "más peligrosos" prófugos buscados por la Interpol y que financia a terroristas.

La Policía comprobó la existencia de una orden de arresto internacional contra el disidente, que tiene estatus de refugiado político en el Reino Unido, y procedió a entrar en la casa, donde no encontró a Ablyazov, pero detuvo y expulsó a la esposa y la hija al no mostrar documentación que permitiera su presencia en Italia.

La petición de dimisión de Alfano, secretario del Pueblo de la Libertad (PDL) y delfín de Silvio Berlusconi, ha vuelto a hacer tambalearse el Gobierno de coalición de Enrico Letta.

Algunos miembros del Partido Demócrata (PD), al que pertenece Letta, pidieron la dimisión de Alfano y aseguraron que apoyarían la moción de censura.

Sin embargo, tras una reunión ayer con el nuevo secretario del PD, Guglielmo Epifani, se decidió que no se votaría la moción de censura a pesar de la insistencia del área próxima al alcalde de Florencia, Matteo Renzi, también del PD.

Sobre esta decisión pesaron las palabras de ayer del jefe del Estado, Giorgio Napolitano, que advirtió de que una posible caída del Gobierno podría tener repercusiones "irrecuperables".