Dos españolas que trabajan para Médicos Sin Fronteras y que fueron secuestradas por milicianos somalíes en un campamento de refugiados kenianos en 2011 llegaron el viernes a su país, informó la organización a través de un comunicado.

"Confirmamos la llegada de Montserrat Serra y Blanca Thiebaut a las 16:00 horas de hoy a la Base Aérea Torrejón de Ardoz en Madrid", indicó el comunicado. "Ambas fueron recibidas por sus familiares".

La organización, para la cual ambas mujeres trabajaban, se negó a revelar si se pagó rescate por la liberación.

"Estamos muy preocupados y conscientes de los actuales riesgos de seguridad para el personal de MSF en Somalia y también de que hay secuestros todavía sin resolver. Sentimos que sería inadecuado e inseguro por nuestra parte proporcionar detalles sobre el cautiverio o el rescate", dijo el gerente del programa de MSF, Will Robertson, en Nairobi, Kenia.

"Lo que diré es que hemos recibido el apoyo de muchos involucrados dentro de Somalia y estamos muy agradecidos por su ayuda", agregó.

La liberación de Montserrat Serra y Blanca Thiebaut fue anunciada el jueves por MSF. Las dos fueron secuestradas en octubre del 2011 cuando milicianos somalíes irrumpieron en el campamento de refugiados de Dadaab, en el este de Kenia, en octubre del 2011 y las capturaron después de herir a tiros a su chofer keniano.

El ejército keniano emplazó sus fuerzas, apoyadas por seis helicópteros, en Somalia para localizar a las secuestradas. Las fuerzas de seguridad encontraron su vehículo abandonado en el desierto, indicio de que las mujeres tuvieron que caminar a pie con sus captores.

En el momento del secuestro, Serra, de Girona, en el norte de España, tenía 40 años y Thiebaut, de Madrid, 30 años.

Fue el tercer secuestro de europeos en Kenia en seis semanas y uno de los motivos que esgrimió Kenia para despachar soldados a Somalia días después.

En Madrid, el presidente de MSF, José Antonio Bastos, dijo que las dos mujeres estaban saludables y anhelantes de reunirse con sus familiares. El MSF pidió a los medios y al público respetar la privacidad de las mujeres y sus familias.

El avión las recogió en Yibuti pero Bastos no dijo cómo llegaron hasta allí ni cómo se concretó su liberación. En Nairobi, Robertson dijo no tener mayor información acerca de dónde ni quién las mantuvo cautivas en Somalia.

Agregó que el secuestro en 2011, que ocurrió mientras Somalia padecía una hambruna que dejó más de 250.000 muertos, afectó la capacidad de MSF para responder a las necesidades de los hambrientos.

Desde el secuestro del 2011, el campamento ha sufrido varios ataques con explosivos, dirigidos con frecuencia contra la policía keniana.

______

Jason Straziuso en Nairobi, Kenia, y Alan Clendenning en Madrid contribuyeron a este informe.