La presencia del centrocampista Xabi Alonso en la primera parte del entrenamiento ha sido la gran novedad en la sesión que el Real Madrid ha realizado esta mañana en la Ciudad Deportiva de Valdebebas.

El jugador, al igual que el francés Rafael Varane, se unió al resto de sus compañeros al inicio. Posteriormente ambos, junto al también tocado Asier Illarramendi, se ejercitaron en solitario como parte del proceso de recuperación de sus problemas físicos.

En lo que respecta al resto, el técnico italiano Carlo Ancelotti trabajó con dieciocho hombres de campo entre los que se encontraban los jugadores del Castilla Mateos, Casado y Quini. Los porteros, por su parte, realizaron ejercicios específicos a las órdenes del preparador Villiam Vecchi.

Como sucedió ayer, el portugués Fabio Coentrao tampoco ha saltado al césped de Valdebebas. Su baja se ha unido a la de los jugadores que aún siguen de vacaciones por haber participado en la Copa Confederaciones de Brasil.

En la línea de los primeros días y durante los quince minutos abiertos a la prensa, Ancelotti volvió a apostar por la presencia de balón en un partido sobre superficie reducida con el que potenciar el juego al primer toque.

El italiano dividió al equipo en dos grupos diferentes, uno sin peto y otro con él. El primero lo conformaron Isco, Denis, Khedira, Morata, Pepe, Casado, Benzema, Özil y Mateos. El segundo Modric, Kaká, Cristiano Ronaldo, Casemiro, Carvajal, Di María, Higuaín, Nacho y Quini.

Atento a las evoluciones de sus jugadores, intervino para corregir algunos aspectos. Pendientes también estuvieron el resto de miembros de su cuerpo técnico incluido Zidane, que como ya sucedió el martes, mantuvo una breve conversación con Kaká.