Querétaro bajó a segunda división y sigue en primera. Veracruz juega en segunda desde 2008, pero estará en primera sin conseguir el ascenso. La Piedad sí ganó el ascenso, aunque sus hinchas en Michoacán no verán un solo partido en su estadio.

Y San Luis no descendió ni mucho menos, pero de todas formas jugará en la liga de ascenso del fútbol mexicano.

¿Confundido? No se preocupe, no es el único. Agarre un mapa para seguir la trayectoria de los numerosos cambios de plazas, ventas de franquicias y negociaciones por demás extrañas que se dieron en el fútbol mexicano antes del inicio el viernes del torneo Apertura de primera división.

Al final del pasado torneo Clausura, Querétaro descendió a la segunda división luego de jugar tres años en el máximo circuito. Sin embargo, la ciudad no se quedará sin fútbol de primera porque el empresario Amado Yáñez compró y mudó a ese estado del centro de México la franquicia de Jaguares de Chiapas.

Jaguares pertenecía a la televisora TV Azteca, una de las dos más grandes del país.

El movimiento estaba permitido por la liga mexicana, cuyo presidente Decio De María afirmó que "no se está haciendo nada que no esté reglamentado". Después de una ola de críticas, el dirigente señaló que de ahora en adelante, la sede que pierda la categoría no podrá tener fútbol de primera al menos por un año.

Pero ese no fue el único pacto de este tipo.

Al emigrar Jaguares, el empresario Carlos López Chargoy, propietario del San Luis, llegó a un acuerdo con el gobierno de Chiapas para trasladar su escuadra a esa sede en el sureste mexicano.

"Es una buena plaza, el equipo ahora es Chiapas Fútbol Club", dijo López Chargoy, quien afirmó que el cambio de ciudad fue una decisión económica. "Es por falta de apoyo de los empresarios, no se dieron las cosas y es por eso el cambio de sede".

Chiapas tendrá su equipo de primera, pero el nombre de Jaguares pertenece a Yáñez, el empresario que adquirió el equipo para llevárselo a Querétaro. Por ahora, el club sólo conserva el color anaranjado de su camiseta.

¿Qué hay de San Luis? La ciudad sí tendrá club de fútbol, pero en segunda división, ya que el empresario Jacobo Payán compró la franquicia de Veracruz de la liga de ascenso.

Veracruz pudo vender su equipo de segunda porque La Piedad, una ciudad en el occidental estado de Michoacán que consiguió el ascenso, se mudó a ese puerto del Caribe. El dueño del equipo, Fidel Kuri, trasladó al club supuestamente porque su estadio no reunía las condiciones mínimas para albergar partidos del máximo circuito.

"Para algunos podrá ser interpretado como una falta de respeto, para otros es el compromiso de poder ofrecer primera división en algunas plazas", afirmó De María. "En el marco de las reglas, éstas se aplicaron y ya después estará ya la opinión individual".