El presidente Sebastián Piñera solicitó el jueves al oficialismo designar un candidato presidencial único en reemplazo de Pablo Longueira, cuya renuncia el miércoles, a sólo cuatro meses de las elecciones, sumió en la desesperación a la derecha.

Entrevistado en un programa matutino del Canal 11, el mandatario exhortó a la Alianza por Chile a "pensar en grande" y a considerar la posibilidad de realizar nuevas primarias si los dos partidos de la coalición Alianza por Chile no logran ponerse de acuerdo.

"A mí me gustaría que se pusieran de acuerdo, y si no se ponen de acuerdo, hacer una primaria", dijo el mandatario.

La idea no fue bien recibida por Carlos Larraín, presidente del centroderechista partido Renovación Nacional (RN), integrante de la Alianza junto a la ultraderechista Unión Demócrata Independiente (UDI). Los dos partidos fueron el sustento civil de la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990).

"No creo que sea un tema que competa a La Moneda (la sede de gobierno). Es un asunto de los partidos políticos y de los sectores independientes que hemos sustentado las campañas durante todo este tiempo", enfatizó Larraín.

Longueira, ingeniero civil de 55 años, renunció imprevistamente el miércoles por la tarde, aquejado de una severa depresión, informó su hijo mayor, Juan Pablo.

La renuncia de Longueira hizo desaparecer el vínculo que unió electoralmente a UDI y RN porque participaron como pacto electoral en las primarias presidenciales del 30 de junio, en la que Longueira ganó por escaso margen al representante de RN, Andrés Allamand.

Según la ley, cada partido puede nombrar a su propio candidato presidencial, lo que significa que pueden designar a Allamand o ponerse de acuerdo sobre un nuevo representante único para las elecciones generales del 17 de noviembre.

Larraín dijo que prefería un candidato único, "aunque no nos cerramos a ninguna opción". Agregó que Allamand "es natural que sea la persona más adecuada".

El vicepresidente de RN, Manuel José Ossandón, fue más tajante al expresar que competir en las elecciones presidenciales con dos candidatos sería un "suicidio", en alusión a la fortaleza de la candidata única de la oposición de centroizquierda, la ex mandataria Michelle Bachelet (2006-2010).

Patricio Melero, presidente de la UDI, dijo que la comisión política partidista se reunirá por la tarde para analizar la difícil situación y anticipó que "hoy día no esperen nombres".

"Esto nos pilló por sorpresa a todos", agregó.

En los partidos y en la prensa se barajan varios nombres, los más repetidos son Jovino Novoa y Evelyn Matthei, de la UDI, y el de Allamand.

Aunque Piñera los elogió a todos, fue más enfático con Matthei, hija de un ex miembro de la Junta de Gobierno de la dictadura de Pinochet, actual ministra del Trabajo.

"La UDI está pensando en un nuevo candidato y Evelyn Matthei parece razonable", dijo Piñera. "La Evelyn sería una gran candidata, pues para serlo lo más importante es tener compromisos, tener ganas", agregó.