El misterio se resolvió.

Un bufete de abogados británico admitió el jueves que uno de sus asociados reveló involuntariamente que J.K. Rowling había escrito la novela de misterio "The Cuckoo's Calling".

The Sunday Times reveló el fin de semana que la autora de "Harry Potter" había escrito el libro bajo el pseudónimo de Robert Galbraith.

El diario dijo que había recibido un dato en Twitter, y se conjeturó que Rowling o su editor estuvieron detrás de la revelación, que impulsó exorbitantemente las ventas del texto.

Pero la firma de abogados Russells dijo el jueves que su asociado Chris Gossage le confió la información a Judith Callegari, la mejor amiga de su esposa, y la mujer detrás del tuit.

Callegari no respondió de inmediato un mensaje en busca de comentarios. Su cuenta de Twitter había sido borrada.

"Nos disculpamos incondicionalmente" con Rowling, dijo Russells en un comunicado.

Agregó que aunque Gossage era culpable, éste "hizo la revelación de manera confidencial a alguien en quien confiaba plenamente".

Russells, un especialista en leyes del entretenimiento, dijo que apenas se enteró de ocurrido contactó a Rowling y su agente.

"Podemos confirmar que esta filtración no fue parte de ningún plan de mercadotecnia y que ni J.K. Rowling, ni su agente ni los editores estuvieron involucrados", dice el comunicado.

"The Cuckoo's Calling" recibió críticas elogiosas cuando salió al mercado pero atrajo poca atención del público general. Ahora es No. 1 en Amazon.com, y la editorial Little, Brown and Company ha encargado una nueva tirada de 300.000 ejemplares.

El Sunday Times hizo seguimiento al dato de Twitter pidiéndole a expertos en lenguaje que compararan el estilo de "The Cuckoo's Calling" con trabajos de Rowling y de escritores de novelas policiacas famosos. Patrick Juoma, un académico en ciencias computarizadas de la Universidad Duquesne en Pittsburgh, usó un software especializado en comparación de estilo para identificar a Rowling como la probable autora.

"Sólo un pequeño número de personas conocían mi pseudónimo y no ha sido agradable pasarme días preguntándome cómo una mujer de la que nunca había escuchado hasta el domingo por la noche pudo haberse enterado de algo que muchos de mis más viejos amigos no sabían", dijo Rowling.

"Decir que estoy decepcionada es poco", agregó la escritora. "Asumí que podía esperar total confidencialidad de Russells, un bufete profesional respetable, y me siento muy enfadada por haber depositado mi confianza inapropiadamente".