Millones de sudafricanos ultiman hoy sus preparativos para festejar el Día Internacional de Nelson Mandela, que celebrará mañana, jueves, su 95 cumpleaños mientras sigue hospitalizado en estado crítico.

Según una encuesta divulgada hoy, nueve de cada diez jóvenes de este país de 50 millones de habitantes dedicarán el 18 de julio 67 minutos de su tiempo a obras de caridad o trabajos para la comunidad.

Se trata de un homenaje a los 67 años que Mandela dedicó a la lucha contra el régimen de segregación racial del "apartheid" y a su compromiso con la defensa de los derechos humanos.

El cumpleaños del antiguo estadista se celebra de esta forma desde que la ONU declaró en 2009 la fecha como "Día Internacional de Nelson Mandela".

La Fundación Mandela y el Gobierno de Sudáfrica esperan que esta edición sea la más multitudinaria de todas, pues coincide con la delicada situación del expresidente, internado en un hospital de Pretoria desde el pasado 8 de junio por la recaída de una infección pulmonar.

Sin embargo, las autoridades y la familia de Madiba -como se conoce a Mandela en su país- han insistido en que la efeméride debe ser un momento de celebración porque Mandela sigue con vida, y no una conmemoración triste por su enfermedad.

"Este es el cumpleaños más importante para la gran familia Mandela y para todo el mundo. Este año celebramos el 95 cumpleaños de mi abuelo conscientes de que el mundo entero está pendiente de su recuperación", dijo hoy Mandla Mandela, nieto mayor de Madiba.

En un comunicado, Mandla Mandela pidió a los sudafricanos que adopten "el espíritu de dar y compartir que cambiará el mundo" y "hará sonreír a Madiba", que cumple hoy 41 días hospitalizado.

"Pasa a la acción, inspira el cambio. Haz de cada día un Día de Mandela", reza el lema de la festividad de este año.

"Devolvamos a Madiba, a través de nuestros propios esfuerzos para construir una sociedad mejor, sus sacrificios y contribuciones", afirmó hoy en un comunicado el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma.

"Todos nuestros pensamientos estarán puestos en el rico legado que nos ha dado (Mandela) a los sudafricanos y al mundo", agregó Zuma.

Por toda Sudáfrica, escuelas, iglesias y todo tipo de instituciones tienen ya planeados sus 67 minutos para contribuir a un mundo mejor, como lo hizo Mandela durante 67 años.

La asistencia a los indigentes, la limpieza de calles y campos o la plantación de árboles son algunas de las actividades más populares en la que podría ser la última gran fiesta para Madiba.

La Presidencia y buena parte de los ministros sudafricanos tienen previsto visitar escuelas, apadrinar orfanatos o inaugurar viviendas sociales, como hará el propio Zuma.

Por su parte, la Fundación Mandela, que coordina en colaboración con varias entidades privadas los actos oficiales, organiza, entre otros actos, una carrera de relevos de 67 kilómetros en Johannesburgo y una marcha contra el hambre entre los estudiantes en la Universidad del Free State, en el centro del país.

Fuera de Sudáfrica, uno de los homenajes más destacados a Mandela tendrá lugar en la sede neoyorquina de la ONU, que llevará a cabo una sesión especial para homenajearle y conmemorar el quincuagésimo aniversario del juicio en el que los tribunales del régimen del "apartheid" le condenaron a cadena perpetua.

Entre los invitados al acto de Nueva York estará Andrew Mlangeni, condenado con Mandela en el célebre juicio de Rivonia (Johannesburgo) y compañero de prisión durante décadas del expresidente sudafricano.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, será uno de los oradores de la reunión, que contará asimismo con el concurso del expresidente estadounidense Bill Clinton, entre otras personalidades.

El propio Clinton y otros famosos como el Dalai Lama, el actor Morgan Freeman -que interpretó a Mandela en la película "Invictus" de Clint Eastwood- o el premio Nobel de la Paz sudafricano Desmond Tutu, han animado a los ciudadanos de todo el mundo a participar en el Día de Mandela.

HASH(0xa3d5230)

Por Marcel Gascón