La NASA abortó una caminata espacial en la estación internacional en órbita debido a una peligrosa filtración de agua en el casco de un astronauta.

El primer caminante espacial italiano, Luca Parmitano, reportó que sintió mucha agua en la nuca a poco menos de una hora de haber iniciado la caminata espacial del martes. La filtración fue tan grave que necesitó ayuda de otro astronauta para regresar al resguardo de la estación espacial.

Parmitano pensó inicialmente que se trataba de su transpiración mientras manipulaba unos cables, pero se le aseguró que no se trataba de sudor. Su acompañante estadounidense en la caminata espacial, Christopher Cassidy, dijo que podía ser agua de su depósito para beber. Cassidy agregó que al parecer se había filtrado como medio litro de agua.

El agua llegó a los ojos de Parmitano y entonces la NASA ordenó a ambos astronautas que regresaran a la estación.