Baltasar Garzón, el exjuez español que encabeza la defensa del creador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo hoy desde Bogotá que su cliente no ha rehuido comparecer ante la justicia sueca que lo acusa de delitos sexuales.

En una entrevista con el informativo de televisión NTN24, Garzón consideró que los cargos de abuso sexual que pesan sobre el periodista australiano son "inconsistentes".

Indicó que pese a que se han ofrecido varias alternativas para que Assange de su versión, entre ellas que se haga a través de medios tecnológicos, pero no ha sido posible.

Recordó que Assange, que lleva un año refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, no puede abandonar esa legación porque lo detendrían las autoridades de ese país.

Dijo, además, que Gran Bretaña no le ha otorgado el salvoconducto a Assange debido a "una discrepancia jurídica profunda" por parte de Reino Unido y señaló que se debe a una "decisión política" que se sustentada en las normas de cooperación de la Unión Europea.

Assange, que denunció los excesos y abusos del poder, entró el 19 de junio de 2012 a la embajada de Ecuador en Londres, para impedir que las autoridades británicas le deportaran a Suecia, donde es requerido por supuestos delitos de agresión sexual.

El informático de 41 años no puede salir de la embajada ecuatoriana y busca que el Gobierno del Reino Unido le conceda un salvoconducto que le permita abandonar el país rumbo a Ecuador cuyo presidente, Rafael Correa, le concedió el asilo político hace 10 meses.

Por la negativa de Londres a concederle el salvoconducto, los Gobiernos británico y ecuatoriano han acordado crear una comisión de juristas para solucionar el caso que sigue sin resolverse.