Ecuador espera que la llamada a consultas de las naciones del Mercosur a sus embajadores en Francia, Italia, Portugal y España por el incidente con el avión del mandatario boliviano, Evo Morales, una medida a la que se sumó el Gobierno ecuatoriano, no afecte su negociación comercial con la Unión Europea (UE).

El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, dijo hoy que espera que las conversaciones que mantiene su país con la UE no resulten afectadas y recordó que a principios de la pasada semana el ministro de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, se reunió con la comisión del bloque europeo con la que se llevan a cabo las negociaciones, informó la agencia pública de noticias Andes.

"No olvidemos que se trata de toda la Unión Europea y no solo de estos cuatro países que tomaron decisiones unilaterales", declaró hoy el titular de Relaciones Exteriores de Ecuador, quien subrayó que se esperan las disculpas a Morales por parte de esas naciones.

Bolivia acusa a España, Francia, Italia y Portugal de dificultar o impedir el sobrevuelo el pasado 2 de julio por sus territorios del avión de Morales, ante la sospecha de que en él viajaba el extécnico de la CIA Edward Snowden, reclamado por Estados Unidos bajo cargos de espionaje.

Los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Dilma Rousseff; Venezuela, Nicolás Maduro y Uruguay, José Mujica, decidieron la pasada semana, durante la cumbre del Mercosur celebrada en Uruguay, la llamada a consultas como protesta por el incidente del avión de Morales en Europa.

Ecuador también se sumó a esta medida y llamó a consultas a los embajadores en esos países, según confirmó el lunes Patiño.

"Esperamos que no lo afecte, estamos dispuestos a seguir en las conversaciones comerciales a pesar de la actitud de estos cuatro países, pero claro, es un tema que requiere la voluntad de ambas partes", agregó.

Patiño también indicó que el Gobierno ha ratificado ante el Mercosur su deseo de ingresar en ese bloque y explicó que "la hoja de ruta primero exige negociar un acuerdo con la Unión Europea, luego con Mercosur, siempre y cuando la negociación con Europa no afecte la posibilidad" de entrar al bloque suramericano.