Yoenis Céspedes se convirtió el lunes en el primer artillero que se proclama campeón del derby de jonrones sin estar convocado para el Juego de Estrellas.

El toletero cubano de los Atléticos de Oakland doblegó 9-8 a Bryce Harper en la ronda final.

En el Citi Field de Nueva York, que es considerado como uno de los estadios más difíciles para disparar jonrones en las Grandes Ligas, Céspedes conectó el batazo decisivo cuando aún le sobraban cinco turnos.

"Después de la primera ronda entré en un buen ritmo", dijo Céspedes, quien cumple apenas su segunda temporada en las mayores.

Céspedes soltó el bate y levantó el brazo tras sacudir su 32do jonrón de la noche, una batazo que viajó 455 pies a lo profundo del jardín central.

Última selección del capitán Robinson Canó, el cubano se presentó al derby como el cuarto pelotero en participar sin tener convocatoria al Juego de Estrellas que se disputa al día siguiente.

"Esto representa mucho", dijo Céspedes. "Gracias a las personas que tuvieron confianza en mí, principalmente a mi familia. Esto me motiva para que las cosas me sigan saliendo mejor".

Céspedes y Harper (Washington) fueron los finalistas tras superar en la segunda ronda Michael Cuddyear (Colorado) y Chris Davis (Baltimore), éste último el líder jonronero de las mayores.

Los dos capitanes, Canó (Yanquis) y David Wright (Mets), no sortearon la primera ronda, al igual que Prince Fielder (Detroit) y Pedro Álvarez (Pittsburgh).

El batazo más largo de la noche fue sacudido por Fielder al volar 484 pies.