El alero Metta World Peace aplazará temporalmente la aventura de jugar en China al menos por las dos próximas temporadas en las que será jugador de los Knicks de Nueva York con los que firmó un nuevo contrato como agente libre.

El nuevo contrato firmado por World Peace, un nativo de Nueva York, le garantiza la primera temporada, de acuerdo a varias fuentes periodísticas.

World Peace no fue reclamado el domingo por ningún equipo de la lista de lesionados después que Los Ángeles Lakers lo dejaron en libertad aunque con la obligación de pagarle el año de contrato que le quedaba y un salario de 7,9 millones de dólares.

Tras quedar como agente libre sin restricciones, World Peace, que también tuvo las opciones de quedarse con Los Ángeles Clippers o irse a jugar a Shangai, al final decidió llegar a un equipo con el que también tendrá posibilidades de luchar por el título de liga.

Antes de que se completase el acuerdo, el domingo, el entrenador de los Knicks, Mike Woodson, declaró que le daría la bienvenida a la posible llegada de World Peace.

"Sé que su nombre ha estado flotando por ahí", declaró Woodson en Las Vegas, en donde los Knicks tienen un equipo de liga de verano en competencia. "Puedo entrenar a cualquier jugador".

Woodson recordó que su trayectoria profesional ha sido la de dirigir a todo tipo de jugadores además de reconstruir franquicias.

"Entrené atletas jóvenes desde los 18, 19, 20 años y construí un equipo en Atlanta, y eso fue difícil para un entrenador de primer año. Así que tuve esa experiencia, y no creo que haya un jugador que no pueda ser entrenado si está en la disposición de trabajar...", valoró Woodson. "Además de llegar con espíritu de equipo no de destacar individualmente".

Woodson destacó que dentro del equipo de los Knicks nadie está por encima de nadie y la única manera de conseguir un título es trabajar en grupo de forma permanente.

"Aquí no es sobre individuos, no es sobre mi persona como entrenador. Es sobre la franquicia de los Knicks, que trata de ganar un campeonato de la NBA. Si entiende eso, tenemos oportunidades", subrayó Woodson.

"Me gustan sus habilidades Creo que a muchos equipos le han gustado sus habilidades a través de los años. Hace de todo un poco".

World Peace, de 33 años, jugó las últimas cuatro temporadas con los Lakers para conseguir un título de liga (2010) y la pasada aportó unos promedios de 12,4 puntos y cinco rebotes.