Carlos Muñoz regresó a su hotel después de la carrera de Indy Lights con la intención de abordar un vuelo a su país a las 6 de la mañana del domingo. Pero un llamado de Panther Racing alteró drásticamente los planes de viaje del piloto colombiano.

El equipo acababa de enterarse por los médicos que Ryan Briscoe se había fracturado la muñeca derecha en un choque en la carrera del sábado y necesitaba un reemplazo para la prueba del domingo en Exhibition Place. Le pidió a Muñoz que corriese en la segunda competencia de IndyCar en su carrera.

Al colombiano no le fue mal, manteniéndose libre de aprietos para finalizar 17mo.

"Fue una carrera larga y dura", dijo. "Fue básicamente mi primera vez en un auto de IndyCar en un circuito callejero y yo no sabía qué esperar con tantos autos allí. Continuamos reduciendo los tiempos de las vueltas y ganando más confianza con cada vuelta, y para el final conseguimos una buena vuelta, todo ello positivo".

"Mi objetivo era finalizar, y finalicé, y estoy muy feliz de haber tenido esta oportunidad".

Fue un gran cambio para Muñoz, que no esperaba recibir una llamada así de Panther.

"Realmente me sorprendí porque era muy tarde y habitualmente uno no llama a un piloto que no tiene experiencia en un auto de Indy", comentó.

Pero el debut de Muñoz en IndyCar no había sido nada malo. De hecho, terminó segundo en las 500 de Indianápolis este año conduciendo para Andretti Autosport.

En Indianápolis, el colombiano de 21 años había estado preparándose durante casi dos semanas. En Toronto, solo tuvo 30 minutos en la sesión preparatoria de la mañana, para su primera competencia de IndyCar en un circuito callejero.

El líder de Indy Lights estaba familiarizado con la pista después de haber llegado cuarto en la carrera del sábado.

El propietario del equipo, Michael Andretti, y sus ingenieros lo estimularon a correr para Panther.

"Me dijeron '¡Eh!, tienes que aprovechar esta oportunidad de conseguir más experiencia, más vueltas", dijo Muñoz. "Estoy agradecido por esta oportunidad".

Muñoz tiene tres victorias, dos primeras posiciones de largada y seis llegadas entre los cinco primeros este año en Indy Lights.

Desde que despidió a J.R. Hildebrand después de las 500 de Indianápolis, Panther Racing ha empleado a Briscoe y al español Oriol Serviá en su auto. Briscoe maneja cuando no tiene conflictos con el programa de ALMS y debía correr ambas carreras en Toronto. Por eso Serviá no estaba en Canadá para subirse al auto con aviso de último momento.

Briscoe necesita una operación quirúrgica y estará inactivo por lo menos hasta la carrera del mes próximo en Mid-Ohio.

"Carlos es un piloto joven tremendo con gran talento", comentó el propietario de Panther, John Barnes. "Estamos entusiasmados de que estuviese disponible para conducir hoy el National Guard Chevrolet con tan poco preaviso, y estoy seguro de que esta será para él una gran experiencia de aprendizaje. Por supuesto deseamos a Ryan una recuperación pronta, pero también estamos muy felices de aprovechar al máximo esta oportunidad con Carlos hoy".

El colombiano espera correr de tiempo completo en IndyCar en la temporada próxima.

"Panther Racing no espera mucho de mí, y por eso mi objetivo es no cometer muchos errores", afirmó Muñoz. "Vamos a nadar con los tiburones".

En realidad, salió indemne de los escualos.