Matteo Trentin logró hoy el primer triunfo italiano en el Tour de Francia del centenario, el segundo consecutivo para el equipo Omega, al término de la decimocuarta etapa, la primera que llevó a término una escapada clara.

El británico Chris Froome, que entró en el grupo de los favoritos a más de 7 minutos de los escapados, mantiene el maillot amarillo en vísperas de que vuelva la montaña con el Mont Ventoux.

Trentin, un ciclista de 23 años que fue fichado por el Omega para preparar las llegadas del británico Mark Cavendish, logró la victoria en una etapa larga, de 191 kilómetros entre Saint-Pourçan-sur-Sioule y Lyon, un día después de que su jefe de filas lograra en Saint-Amand-Montrond su segundo triunfo en la ronda gala centenaria, el 25 de toda su carrera.

El italiano fue el más potente de una escapada de 18 que logró, al fin, escapar del control de los 'sprinters' y hacer meta lejos de su disciplina.

Superó en la llegada al suizo del Orica Michael Albasini, al estadounidense del Garmin Andrew Talansky y a los españoles Juan José Rojas, del Movistar, y Egoi García, del Cofidis.

El ciclista murciano era sobre el papel el más rápido del grupo de los fugados y su compañero Imanol Erviti, también entre los escapados, fue el que más trabajó para hacer triunfar la fuga.

Pero la guerra por la etapa se desencadenó lejos de la meta y el grupo de fugados no llegó unido.

Fue el francés del Sojasun Julien Simon el primero el iniciar las hostilidades a falta de 15 kilómetros para el final.

Simon, que fue segundo de la general en la tercera etapa, procedente del equipo más modesto del pelotón, llegó a tener hasta una veintena de segundos de ventaja, en medio del desconcierto de sus antiguos compañeros de escapada.

Pero finalmente, por impulso del alemán del BMC Marcus Burghardt cedió terreno. Un trabajo del que se benefició Trentin y Talanski, que se jugaron la victoria junto con el experimentado Albasini.

En el mano a mano entre ambos fue más rápido el italiano, que logró la victoria más importante de su carrera.

Italia, una de las grandes naciones del ciclismo, logra un triunfo antes de que lo hagan Francia o España.

El pelotón pone mañana rumbo al Mont Ventoux en la etapa más larga de la edición, 242 kilómetros con final en el mítico puerto de categoría especial.

Entre los favoritos, poca batalla tras la dura etapa de la víspera marcada por el viento.