Unas 4.000 personas han despedido, en dos escenarios distintos, y en dos conciertos diferentes en cuanto a formato y alcance la trigésimo tercera edición del Festival de la Guitarra, en una noche que ha puesto el punto y final a una cita musical asentadísima y que ha combinado artistas de reconocido prestigio crítico con otros de tirón más popular.

Era el caso de esta noche, en una Córdoba a la que el calor ha dado un respiro y en la que han convivido dos formas distintas de concebir la música: La del bilbaíno Fito Cabrales, que ha convocado a cerca de 3.500 personas en el Teatro de La Axerquía, y la del guitarrista estadounidense Joe Louis Walker, que ha sido la estrella invitada del concierto del James Carter Organ Trio en un Gran Teatro con medio millar de asistentes.

El concierto con el que el festival ha echado el telón ha sido uno de los más exitosos de esta edición, y ha supuesto el reencuentro de Fito y Fitipaldis con el público cordobés, que ha entrado en masa en su propuesta rockera y no han parado de corear la música del bilbaíno.

Fito ha repasado las mejores canciones de su dilatado repertorio ante un público entregado, y con la complicidad de su banda, con la que comenzó en septiembre del pasado año una gira por teatros que le ha traído con éxito a Córdoba.

Así, el Teatro de La Axerquía presentaba un llenazo absoluto, repleto de un público que ha jaleado al cantante y a su propuesta, que ha combinado momentos eléctricos y otros más acústicos e intimistas.

Unas horas antes, aparecía por el Gran teatro el otro protagonista de la clausura, el norteamericano Joe Louis Walker, considerado uno de los músicos más innovadores del blues contemporáneo, y que ha tocado hoy junto a la banda de Detroit James Carter Organ Trio.

Walker llegaba al festival como la estrella del blues que es, después de haber tocado con músicos de la talla de John Lee Hooker, Eric Clapton, Jimmy Hendrix o Thelonious Monk, y tras haber editado 23 álbumes.

El norteamericano era, a priori, el protagonista de la función, al ser este un festival dedicado a la guitarra, pero su magia ha estado perfectamente acompañada por la de James Carter, uno de los instrumentistas de viento más virtuosos y originales del panorama jazzístico mundial, y que fue miembro de bandas tan vanguardistas como la Lester Bowie Band o la Mingus Big Band.

Así, mientras uno ejecutaba algunos de los mejores solos de guitarra del festival, el otro hacía lo propio con su saxo, dando como resultado uno de los mejores conciertos de esta edición.

Una edición que ha echado el telón con una gran respuesta de público, y dejando en la retina momentos tan memorables como los que se han vivido hoy, o los que han ofrecido en los últimos diez días artistas tan dispares como Tomatito, Randy Brecker, Eva Yerbabuena, El Arcángel o Alejandro Sanz.