El aeropuerto londinense de Heathrow, el de mayor tráfico de Europa, reabrió hoy sus pistas, tras permanecer cerradas durante más de hora y media por un incendio en un avión Boeing 787 Dreamliner de la compañía Ethiopian Airines que permanecía aparcado sin pasajeros.

Un portavoz de Heathrow confirmó que no había viajeros a bordo cuando el fuego, que no ha causado heridos, se declaró alrededor de las 15.30 GMT, momento en el que el aeropuerto suspendió todas sus salidas y llegadas.

Alrededor de las 17.10 GTM, el aeródromo anunció la reapertura de sus dos pistas.

La aerolínea etíope fue el pasado 27 de abril la primera compañía de aviación del mundo en reanudar los vuelos comerciales de sus Boeing 787 Dreamliner, tres meses después de que se detectaran problemas técnicos en el sistema de batería de esas naves.

En enero, varias agencias de seguridad aérea ordenaron que los aparatos de ese modelo permanecieran en tierra tras dos incidentes debidos al sobrecalentamiento de las baterías.

Los vuelos se reanudaron el 27 de abril en un trayecto desde Adis Abeba hasta Nairobi, en el que viajó, entre otros, el director ejecutivo de la compañía etíope, Tewolde Gebremariam.

El portavoz de Heathrow, donde hoy volvió a producirse un incidente con uno de esos aparatos, confirmó que "ha habido un fuego interno en el que ha estado involucrada una aeronave de Ethiopian Airlines y que los servicios de emergencia del aeropuerto están trabajando" en ese incidente.

"El aparato estaba aparcado en una zona remota. No había pasajeros a bordo y no se conoce que haya heridos hasta este momento", sostuvo.

El cierre temporal de las pistas "es un procedimiento estándar" en estos casos, puntualizó el portavoz, mientras que la policía metropolitana de Londres señaló que "las causas del fuego permanecen por ahora inexplicadas".

"En estos momentos creemos que no había nadie a bordo y no hay constancia de heridos", indicó Scotland Yard.