Los republicanos en la Cámara de Representantes se inclinan por revisar punto por punto el sistema migratorio del país, en contraste con el plan integral aprobado por el Senado y respaldado por la Casa Blanca. Sin embargo no están dando detalles ni un calendario, ni qué decir alguna mención sobre la posible ciudadanía para unos 11 millones de personas que viven en el país de manera irregular.

El presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, y otros líderes del partido dijeron en un comunicado que "no se puede esperar que el gobierno cumpla su promesa de asegurar la frontera y aplique las leyes como parte de una simple y masiva iniciativa de ley como la que aprobó el Senado".

Los representantes republicanos que se reunieron dos horas el miércoles para hablar del tema migratorio también menospreciaron las palabras del ex presidente George W. Bush, quien a larga distancia exhortó al Congreso a llegar a una "solución positiva" sobre el tema.

"Estados Unidos puede ser una sociedad de leyes y una sociedad acogedora al mismo tiempo", declaró el ex mandatario republicano en una ceremonia de naturalización en la biblioteca que lleva su nombre en Dallas.

"Nos interesa lo que la gente diga en casa, no lo que diga algún expresidente", declaró por su parte el republicano Tim Huelskamp.

Mientras, el presidente Barack Obama se reunirá el jueves en la Oficina Oval con dos autores del proyecto del Senado, el republicano John McCain y el demócrata Chuck Schumer.

___

Los periodistas de The Associated Press Henry C. Jackson, Donna Cassata, Alan Fram, Chuck Babington y Ken Thomas en Washington y Jamie Stengle en Dallas colaboraron con este despacho.

___

Gráfico interactivo de inmigración

http://hosted.ap.org/interactives/2013/inmigracion-es