Los aficionados que pagaron 2.500 dólares por entradas para presenciar un partido benéfico de Lionel Messi el fin de semana pasado podrán recibir un reembolso después que el astro argentino no se presentó para compartir con ellos después del duelo.

El paquete VIP debía incluir una sesión privada con el delantero del Barcelona, asientos cerca de la cancha y recuerdos firmados. Pero Messi salió del partido a los 69 minutos y abandonó el estadio Soldier Field poco después.

Número 5, la empresa que organizó el evento, informó que la salida anticipada de Messi no fue culpa del jugador, sino del personal de seguridad del Soldier Field. Sin embargo, la promotora de Miami informó en un comunicado el jueves que se comunicará con los que compraron el paquete VIP y no se reunieron con Messi "para comenzar el proceso de hacer el debido reembolso".

Andrew Hauptmann, propietario del Fire de Chicago, ya ha invitado a los fanáticos VIP al partido del 20 de julio contra el D.C. United en la MLS. Además de los boletos para el partido, Hauptmann les ha prometido un recorrido por el estadio Toyota Park.

El malogrado encuentro con Messi no fue el único problema de la actividad. Originalmente se prometió a los fanáticos que asistirían tres docenas de futbolistas de renombre internacional, pero la mayoría no se presentó. Nueve ex jugadores de la Universidad de Northwestern tuvieron que jugar por los ausentes.