Se le llegó a vincular con el Real Madrid, el Manchester United y el Chelsea, pero Radamel Falcao se decidió sorpresivamente por el Mónaco, recién ascendido a la primera división francesa.

Y el artillero colombiano asegura que su decisión no fue errónea.

Pese a las expectativas de que llegaría a algún club de renombre en Europa, Falcao refuerza al Mónaco, procedente del Atlético de Madrid, mediante un convenio estimado en 60 millones de euros (78 millones de dólares).

"Yo comprendo que esto pudo haber sido una sorpresa", dijo el delantero de 27 años el martes, cuando se le presentó como nueva pieza del club en una conferencia de prensa. "Es una pena que no vayamos a disputar una copa en Europa, pero así es esto. El objetivo sin embargo es ganar el título, para que podamos jugar la Champions League el año próximo".

El "Tigre" dijo que le sobran alicientes para la próxima campaña.

"Tenemos otras motivaciones, más allá de las copas europeas, para esta temporada. Queremos ganar todas las competencias en las que estamos, y eso ya es bastante. Mucha gente creerá que esto fue un error, pero estoy seguro de que cambiarán de opinión cuando ganemos títulos", comentó.

Falcao anotó 52 goles en dos temporadas de liga con el Atlético. Recientemente, ayudó a que el club conquistara la Copa del Rey al imponerse 2-1 al Real Madrid.

Propiedad del magnate ruso Dmitry Rybolovlev, el Mónaco ganó el título de la segunda división la temporada pasada.

La oleada reciente de gastos emprendida por el Mónaco incluye la adquisición del ex zaguero del Barcelona, Eric Abidal; de James Rodríguez, compatriota de Falcao que viene de jugar con el Porto; del portugués Joao Moutinho, procedente también del club luso; de Ricardo Carvalho, otro defensa de Portugal, y del volante francés Jeremy Toulalan, quien llega del Málaga.