La selección de fútbol de México perdió en el campo por 1-2 ante Panamá en su partido inaugural de la duodécima Copa Oro de la Concacaf, pero durante el descanso en el césped del Rose Bowl, de Pasadena (California), donde se disputó el encuentro, se batió una nueva marca de serenata de mariachis.

Cientos de músicos y cantantes, los organizadores dijeron que fueron más de 600, rompieron el récord de Guiness al dar la serenata más grande.

Los artistas se encontraban en las líneas de banda del terreno de juego entonaron diferentes canciones a los más de 60.000 espectadores que llegaron para presenciar el partido de la jornada inaugural de la Copa Oro.

El promotor del evento, Alonso Estrada, confirmó que se había conseguido el gran sueño y objetivo de establecer en la ciudad de Pasadena el récord del mariachi más grande del mundo.

"Logramos ensamblar el grupo de música vernácula mexicana más grande que se haya podido haber visto antes y menos en un campo de fútbol", comentó Estrada.

El récord mundial anterior fue establecido en 2010 con un total de 555 mariachis que actuaron en la ciudad de Tucson (Arizona).