Los grandes festivales musicales lusos, Optimus Alive y Super Bock Super Rock, sincronizan más que nunca este año sus carteles con el BBK Live y el FIB, respectivamente, un doblete de grandes nombres para salvar distancias o repetir menú.

Sin embargo, y al contrario de lo que ocurre con las versiones hermanas del Primavera Sound que se celebran en Oporto y Barcelona, esta similitud responde más a agendas de los artistas que a la intencionalidad de los organizadores.

El próximo 12 de julio el Optimus Alive, considerado el mayor festival de Portugal, inaugura oficiosamente la llegada estival de las figuras de la música mundial a suelo luso.

Los californianos Green Day se presentan como cabeza de cartel de un primer día en el que también aparecen Vampire Weekend y Two door cinema club, solo el primer trío de bandas que también actuarán en el Bilbao BBK Live, que comienza un día antes con los que serán los protagonistas del sábado en el Optimus, Depeche Mode.

Este pleno de coincidencias de los cabezas de cartel, presentes tanto en Lisboa como en la ciudad vasca, se completa con Kings of Leon, que cerrará la séptima edición del evento musical luso en el que se esperan reunir a entre 40.000 y 45.000 personas cada día.

"Pertenecemos a la ruta de mayores festivales de Europa, es normal que coincidamos", indicó a Efe Alvaro Covoes, director del Optimus Alive, quien explicó que los artistas intentan "cuadrar sus agendas" para hacer "doblete" en los eventos ibéricos por la poca distancia que los separa.

Esta cercanía entre eventos también permite una gran presencia de público español en las citas portuguesas más cercanas para regiones como Extremadura o Andalucía y que forman parte del 33 % del público extranjero del Optimus Alive, donde los españoles son los más numerosos junto a los ingleses.

"A veces son los músicos los que nos contactan, otras veces somos nosotros los que les buscamos", indicó Covoes, .

En la otra pareja de baile en materia de eventos musicales, la del Super Bock Super Rock con el Festival Internacional de Beniccásim (FIB), los ritmos que compartirán con una semana de diferencia son los de The Killers, los Artic Monkeys y los Queens of the Stone Age, cuyo presentación, el domingo 20 de julio, es lo más demandado.

Aunque, según explicó a EFE Jwana Godinho, responsable de la organización del festival luso celebrado en la turística Sesimbra, son notables otra apuestas propias que "tienen sentido" dentro de el Super Bock Super Bock y que no acuden a la Comunidad Valenciana.

Entre ellas, traer al cantante de R&B Miguel o a Gary Clark Jr., cuya fama creció en Portugal después de poner música a una de las campañas de la marca de cerveza que es su máximo patrocinador.

"No podemos, ni pretendemos competir con el FIB", dice Godinho, cuyo festival dura un día menos y "no se enfoca tanto al público inglés".

Pero además de estas dos grandes cita musicales, el verano luso ofrece otros estilos musicales y otros artistas de renombre organizados en torno a diversas ofertas.

El polifacético Cee Lo Green coincidirá con la versión "reggae" de Snoop Dog -Snoop Lion- y con Calvin Harris en el festival MEO Suroeste.

Por su parte los estadounidenses Thirty Seconds to Mars y The Smashing Pumpkins serán los principales reclamos del MEO Marés Vivas.

En el Cool Jazz Fest, otra cita musical destacada del verano luso, actuarán Diana Krall, Rufus Wainwright o Jamie Cullum.

Y músicos de los considerados "alternativos" -o no tanto- estarán además en el festival Paredes de Coura, como Belle and Sebatian o The Vaccines, uno de los muchos que tocan también esos días al otro lado de la frontera.