El prominente coleccionista de arte Charles Saatchi dijo el domingo que se divorciará de su esposa, la famosa chef de la televisión Nigella Lawson, porque ésta no defendió la reputación de él después que se difundieran imágenes en las que él la sujeta del cuello en un lujoso restaurante londinense.

Diversos periódicos sensacionalistas publicaron en junio fotografías del incidente, al que Saatchi describió como una "riña de juego" durante una discusión intensa sobre los hijos de la pareja.

La Policía "llamó la atención" a Saatchi, de 70 años, después de que él reconociera la agresión.

El coleccionista dijo al periódico británico Mail on Sunday que "lamentaba" anunciar que se divorciará de Lawson. Agregó que ambos se han "separado" y alejado en el último año.

"Siento que he sido claramente una decepción para Nigella en el último año más o menos y estoy decepcionado que le aconsejaran que no hiciera declaraciones públicas para explicar que yo aborrezco cualquier tipo de violencia contra las mujeres y que jamás la he maltratado físicamente de ninguna manera", afirmó.

En lo que el tabloide describió como una "declaración exclusiva" que sería primicia para la misma Lawson, Saatchi dejó entrever además que en alguna ocasión antes la chef lo había sujetado del cuello en forma similar.

Según el Mail on Sunday, Lawson no tenía conocimiento del divorcio antes de que publicara el asunto.

Lawson y Saatchi, que se casaron en 2003, vivieron en Londres con el hijo y la hija que ella tuvo con el periodista John Diamond, que murió de cáncer en 2001, y con la hija de él de un matrimonio anterior.

Mark Hutchinson, portavoz de Lawson y quien había confirmado antes que ella y sus hijos se marcharon de la casa de la familia tras la difusión de las fotos, no hizo declaraciones sobre lo dicho por Saatchi.

Lawson es una famosa presentadora de televisión y chef cuyos libros de cocina son éxitos de venta en Gran Bretaña y Estados Unidos.

Saatchi, cofundador de la agencia de publicidad Saatchi & Saatchi, posee una de las galerías de arte privadas más grandes de Londres.

En la década de 1990 fue el principal mecenas del movimiento Artistas Británicos Jóvenes del que salieron artistas famosos, como Damien Hirst y Tracey Emin.