El gobierno paraguayo inició una campaña de vacunación para inmunizar contra enfermedades contagiosas a los miles de afectados por las inundaciones provocadas por la crecida de los ríos Paraguay y Paraná.

El ministro de Salud, Antonio Arbo, destacó que aunque la mayoría de los afectados ya fueron inmunizados, se intensificará la vacunación especialmente contra la hepatitis A, por el riesgo de adquirir la enfermedad a través del contacto con agua y alimentos contaminados.

"(El Ministerio de) Salud garantiza vacunación gratuita contra esta enfermedad para todos damnificados", afirmó.

Arbo aseguró que hay disponibilidad de medicamentos en cantidades suficientes, especialmente contra afecciones respiratorias y parasitarias, comunes en zonas inundadas.

También se entregará a las familias un desinfectante para potabilizar el agua de consumo, añadió.

El ministro encabezó el sábado una reunión evaluativa de la situación sanitaria en Asunción y destacó que hasta el momento no se ha registrado ningún brote de cuadros infecciosos en la comunidad.

El Congreso paraguayo declaró el viernes estado de emergencia por tiempo indefinido en cuatro departamentos para asistir a unas 15.000 familias que tuvieron que abandonar sus precarias viviendas ante las inundaciones.

La parte baja de los departamentos de Concepción, Amambay y Ñeembucú está afectada por el río Paraguay, mientras que Misiones sufre la riada del Paraná.

La crecida de ambos ríos se debe a las intensas precipitaciones en las últimas cuatro semanas en el sur del Brasil, donde se encuentran los nacientes hídricos.