La Estatua de la Libertad reabrió el público el jueves, mientras estadounidenses en todo el país celebran el Día de la Independencia con fuegos artificiales y barbacoas, meses después de que la supertormenta Sandy inundase la islita en la que se alza el monumento en la bahía de Nueva York.

Una muchedumbre se congregó para el feriado y la ceremonia de reapertura en Liberty Island con funcionarios federales y el alcalde de Nueva York. Las colas se extendieron por cuadras en espera del transbordador, que salió de Battery Park, en Manhattan, a partir de las 8:30 de la mañana.

Algunas reparaciones a senderos de ladrillos y dársenas proseguían el jueves, pero gran parte de las labores han sido completadas desde que Sandy azotó la las 4,8 hectáreas del parque nacional.

La estatua soportó la tormenta de octubre del año pasado, pero la pequeña isla donde está el monumento nacional se dañó severamente.

Se rompieron barandales y muelles, las piedras que constituyen el pavimento fueron levantadas y se inundaron inmuebles. La tormenta también destruyó sistemas eléctricos, bombas de aguas residuales y calentadores.

Cientos de empleados del Servicio Nacional de Parques, que llegaron de lugares distantes como California y Alaska, pasaron semanas quitando lodo y escombros.

Los visitantes a la estatua pasaron por chequeos de seguridad en el bajo Manhattan luego que funcionarios municipales criticasen planes originales para que la revisión ocurriese en la vecina Ellis Island, que sufrió aún peores daños durante la tormenta.

En Arizona, se planeaban sombríos tributos a los 19 combatientes que murieron esta semana batallando un voraz incendio forestal cerca de Yarnell. Boston se preparaba para su primera concentración pública desde las bombas contra el maratón que mataron a tres e hirieron a centenares y Filadelfia, Washington y Nueva Orleáns planeaban conciertos para marcar el feriado.

En Washington, miles de personas estaban por concentrarse en la Explanada Nacional para observar un espectáculo de 17 minutos de fuegos artificiales y escuchar un recital de Barry Manilow, Neil Diamond y John Williams, quien dirigirá una interpretación de música de la película "Lincoln".

Nueva Orleáns celebrará el Essence Music Festival en escenarios a lo largo del Barrio Francés y Filadelfia ofrecerá un concierto al aire libre con John Mayer, Neo y Hunter Hayes.

Sin embargo, no todos darán la bienvenida a las masas: Hermosa Beach, California aumentó la vigilancia e hizo espacio en cárceles para los juerguistas que en años recientes han hecho de la ciudad un destino anual para celebrar la independencia con borracheras y conducta revoltosa.

___

El periodista de The Associated Press Christopher Weber en Hermosa Beach, California, contribuyó a este despacho.